Los delegados del clero de Andalucía se dan cita en Jaén Destacado

Los pasados días 6 al 8 de marzo, ha tenido lugar, en Jaén, el encuentro de los Delegados Episcopales para el Clero de las Diócesis andaluzas. A lo largo del curso, ordinariamente son dos los encuentros que mantienen los Delegados y aunque el primero suele celebrarse siempre en Málaga en el mes de noviembre, el segundo de marzo se realiza cada año en una de las diferentes Diócesis, alternando las pertenecientes a una y otra provincias eclesiásticas: Granada o Sevilla.


De este modo, la presente se ha desarrollado en Jaén desde la tarde del día 6 hasta el mediodía del 8, durante los cuales ha habido momentos para la oración, el estudio de algún tema apropiado, la celebración y especialmente para compartir en clima de fraternidad alguna visita para conocer algunos lugares emblemáticos de nuestra diócesis.

Así, la primera noche tras la cena, pudimos visitar y admirar la Catedral de Jaén, sabiamente guiados por el Deán y Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas. La mañana del día siguiente estuvo dedicada a la visita a la ciudad de Úbeda, mientras que por la tarde, de nuevo el Vicario General nos acompañó e ilustró en la visita a la Catedral de Baeza, donde también pudimos celebrar la Eucaristía en su Capilla Dorada. Más tarde, hicimos una breve parada en la antigua Universidad, fundada por san Juan de Ávila y a la vuelta a Jaén nos acercamos a la residencia de las Hermanitas de los Pobres para compartir unos momentos con el Obispo emérito de Cádiz-Ceuta, Don Antonio Ceballos, al que muchos de los presentes recuerdan como uno de los grandes impulsores de estos encuentros y acompañante durante años en los mismos.

El último día comenzó con un recorrido por la exposición vocacional del seminario, #Enredados, comentada por el Delegado de Pastoral Vocacional de la Diócesis jiennense, D. Juan Carlos Córdoba; una exposición que llamó la atención de los visitantes por su originalidad y trabajo realizado. Posteriormente recibimos la visita de nuestro Obispo, Don Amadeo, con el que pudimos compartir un buen rato en diálogo. Dedicamos la última parte de la mañana a la presentación, por parte del Delegado de la Diócesis de Málaga, de algunas reflexiones sobre la formación permanente del clero bajo el título “Discípulos en constante seguimiento del Señor”.

Puso fin al encuentro, la comida fraterna en el Seminario, donde además, hemos residido estos días bien atendidos como siempre por la comunidad de Hermanas Mercedarias Eucarísticas y demás personal de la casa.