Mengíbar incluirá una oración de Taizé en las 24 horas con el Señor

Las dos comunidades parroquiales de la localidad de Mengíbar, San Pedro y La Inmaculada se unen, por segundo año consecutivo, para celebrar la iniciativa del Papa Francisco, "24 horas con el Señor".

Dará comienzo a las 19:30 horas con la celebración de la Santa Misa que estará concelebrada por los dos párrocos, D. Antonio Lara y D. Raúl Contreras. Porque la "Eucaristía adorada" siempre ha de ser una prolongación de la "Eucaristía celebrada". Al finalizar, y desde el presbiterio se procede al traslado del Señor a la Capilla del Santísimo, en la que tendrá lugar la adoración; este traslado será solemne en el que participa el Cuerpo de guardia de la Cofradía del Dulce Nombre y Jesús Sacramentado con sus alabardas y vestidos de gala. Y, ya en la Capilla del Santísimo, irán pasando los diversos grupos de adoración.

Los adolescentes de Confirmación, acompañados por sus catequistas, serán los primeros, a las 20,30. Traerán escritas sus peticiones y acciones de gracias personales, que -después del silencio- irán depositando.

Después los jóvenes, a las 21,30, los jóvenes celebrarán una Oración de Taizé: un momento de reflexión, en los que se intercalarán los momentos de música, de silencio, de oración que iluminarán su adoración con textos bíblicos, cantos, silencios...

El Grupo de la Adoración Nocturna iniciará sus turnos de vela hasta la madrugada, pero con un contenido diferente, con amplios espacios de silencio.

Miembros de los Grupos parroquiales de Liturgia (lectores, limpieza...), Matrimonios, Cáritas, y fieles cubrirán los tornos de la Madrugada.

Por la mañana los Grupos de los Jueves Eucarísticos, estarán delante del Santísimo, hasta la Misa de la Tarde del Sábado (19,30).

A las 12 de la mañana serán los niños de Primera Comunión, con sus catequistas. Traerán escritas sus peticiones y acciones de gracias personales, que -después del silencio- irán depositando.

Son verdaderamente 24 horas reales con el Señor. Los fieles tendrán material auxiliar para ayudarles a la adoración, pero fundamentalmente estarán en silencio.

Los dos párrocos estarán disponibles para la celebración del Sacramento de la Reconciliación.