Presentado el cartel de la Virgen de Lorite

El pasado día 6 de enero, festividad de la Epifanía, se presentó en Lupión el cartel conmemorativo del primer centenario de rogativas en honor de la patrona de la localidad, Nuestra Señora de Lorite. D. Fernando Curiel Palomares ha sido el encargado de ejecutar esta obra. Al acto acudieron numerosos lupionenses, el alcalde, el párroco de Lupión y el coro “Nuestra Señora de Lorite”.

Este cartel se ha realizado para conmemorar el primer centenario de las rogativas que se vienen realizando en el pueblo de Lupión para pedir la intercesión de la patrona. La Virgen centra el cartel, que aparece con un rostro sereno y dulce, pleno de maternal ternura. En los brazos sostiene al Niño Jesús, que con su mirada amable nos bendice.

Cuenta la tradición que la Virgen de Lorite, tras la reconquista del rey Fernando III, se apareció a unos leñadores dentro de un árbol en el cerro de Lorite, donde se le construyó una pequeña Ermita. Desde entonces, los lupionenses no han dejado de pedir su amparo y protección, implorando favores y acudiendo a sus plantas. Lo hicieron primero acudiendo hasta la Ermita, que fue destruida durante la Guerra de la Independencia, y posteriormente, en la recién restaurada Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, donde se encuentran devociones tan arraigadas como el Cristo de la Vera-Cruz, Jesús Nazareno, San Isidro Labrador y San Marcos.

En 1918 la pertinaz sequía causaba estragos en estos campos, que morían de sed. La situación era muy grave, y los lupioneros pusieron sus ojos y corazones en la Virgen para pedir como en tantas ocasiones su auxilio, sacándola en solemne procesión el día 5 de Marzo. La respuesta fue inmediata pues, según cuentan las crónicas, comenzó a llover de forma inusual y se remedió el mal. Así consta también en el acta municipal elaborada en tal fecha. La Corporación Municipal, con el entonces alcalde a la cabeza, D. Andrés Lorite, decidió agradecer a la Virgen este hecho milagroso dedicándole y sufragando todos los años una fiesta en su honor, y concediéndole la vara de la alcaldía que desde entonces luce en sus benditas manos. Es por ello que se ha querido que en el cartel, altruistamente elaborado por D. Fernando Curiel, aparezca el escudo de Lupión y el bastón de alcaldesa que lleva la Virgen como protectora y baluarte de su pueblo. También se ha querido representar aquel primer 5 de Marzo en el cartel, con una escena que recrea aquella primera procesión de rogativas en tonos sepia, como de fotografía antigua, en la que los lupionenses acompañan con fervorosa devoción a su Madre.

La rogativa y los campos de Lupión se reflejan también en el cartel, simbolizando los parajes que rodean este caserío: el Castillejo, el Tesoro, las Casa de Hurtado, Campillo y Horno Guadalimar, el Huerto Cani, Castillos de Retamal, el Álamo… Finalmente, aparece también el torreón de la localidad, testigo del devenir cotidiano de sus habitantes y de la devoción de siglos a la Virgen de Lorite, como símbolo del pueblo y de su historia, unida a la de Baeza hasta que el 14 de Agosto de de 1795, el Rey Carlos IV la hace villa de por sí y para sí.