El Seminario diocesano de Jaén acoge un multitudinario encuentro Alpha Destacado

En respuesta a la convocatoria de la Vicaría de Evangelización de la Diócesis de Jaén, unas 150 personas nos hemos dado cita este fin de semana en el Seminario Diocesano para conocer y recibir entrenamiento Alpha. Más de 120 participantes de 16 Parroquias, un equipo de organización de 23 personas de la Parroquia de San Pedro Poveda de Jaén, un ministerio de música de la Parroquia de Santa Isabel de Jaén y los tres ponentes del Equipo Nacional Alpha.


La mayoría de los participantes eran equipos de las parroquias de las diócesis de Jaén que han acudido con sus párrocos: San Andrés de Baeza; La Encarnación, El Salvador y San José Obrero de Bailén; la Encarnación de Jabalquinto; la Inmaculada y San Pedro Pascual, San Felix de Valois, San Juan y San Pedro, San Pedro Poveda y Santa Isabel de Jaén; la Encarnación de Mancha Real; la Inmaculada de Mengíbar, y la Asunción de Villargordo.
Además, han asistido miembros de algunas Parroquias de otras diócesis: la Inmaculada Concepción de Adra (Almería); Jesucristo Redentor y Ntra Sra. de la Palma del Puerto de Santa María (Cádiz) y la Parroquia de Daimiel. Por último, también han participado ocho seminaristas mayores de nuestra diócesis.
El encuentro comenzó a las 18 horas del viernes 1 de diciembre. Tras la presentación de los diferentes equipos parroquiales participantes, Tote Barrera, líder nacional de Alpha, relató el origen y la historia de Alpha. Alpha nació en una parroquia anglicana a principios de los años ochenta y se comienza a difundir a partir de 1991. Pronto llegó a todas las confesiones cristianas, y en la actualidad está presente en 169 países y ha sido traducido a 112 idiomas. Se estima que más de 24 millones de personas han participado en un curso Alpha. En la Iglesia Católica está presente en 65 países, con una presencia muy significativa en Francia, y un creciente auge en Latinoamérica de la mano del CELAM.
Por su propia índole Alpha no es un movimiento, ni responde a un carisma particular, sino una herramienta o un método útil para cualquier comunidad de la Iglesia que quiera evangelizar de una manera sencilla, atractiva y eficaz. Al ser un método kerigmático, Alpha no pretende ir más allá del primer anuncio, y propicia un encuentro previo a la participación en la Iglesia, configurándose como un auténtico atrio de los gentiles donde los ateos, agnósticos, enfriados o exploradores pueden encontrarse con Dios en una experiencia de conversión, que lleva a la participación en la Iglesia, y es previa a la iniciación cristiana que comporta el catecumenado.
A continuación, Tote situó Alpha en el cambio que la Iglesia está afrontando con lo que se ha dado en llamar la “conversión pastoral”: «Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación» (Evangelii Gaudium, 27).
La tarde del viernes concluyó con la presentación de la receta Alpha formada por estos ingredientes: diversión, comida, charla y debate. Cristy Salcedo, esposa de Tote, explicó la importancia de la diversión y la comida en Alpha, como medio para crear amistad y familia, sin más intencionalidad. Con su intervención, se dio por finalizada la primera parte del Entrenamiento Alpha.
La jornada del sábado 2 de diciembre, comenzó a las 10 de la mañana, con la charla sobre cómo dirigir grupos pequeños (qué hacer y qué no hacer en el grupo y en los debates), para que lo que se utilizó una dinámica en la que colaboraron seis sacerdotes que ayudaron a hacer más comprensible cómo deben fluir los debates.
A media mañana Emma de León, el tercer miembro del equipo nacional Alpha, presentó los materiales y recursos Alpha que están disponibles en la web DE Alpha España. Se habló tanto de la serie para adultos como para jóvenes. En la web de Alpha España se pueden descargar los vídeos, y muchos materiales de ayuda en formato pdf, así como solicitar materiales (Manual del equipo, Manual del invitado, el libro con las 15 charlas…).
La mañana del sábado concluyó con la charla sobre la publicidad en Alpha: cómo dar a conocer el curso y a qué tipo de personas invitar… Se presentaron algunos vídeos, carteles, y otros recursos fáciles de adaptar y utilizar.
A las 13:45, antes de la comida, nos hicimos una foto de grupo de todos los participantes con los ponentes. Mientras tanto el equipo de organización que había ofrecido un café con pastas, a media mañana, ya había preparado las 10 mesas con doce sillas para realizar un entrenamiento de cómo sería una Cena Alpha normal con diversión, comida, charla y debate, respetando los tiempos programados.
Tras un breve descanso, la tarde arrancó de nuevo a las 16:30 horas, con una nueva dinámica orientada a comprender de manera amena y práctica todos los equipos que deben coordinarse en la realización de Alpha: coordinación, cocina, logística, oración, acogida…, aunque el papel principal lo ocupan los anfitriones (líderes de mesa) y ayudantes.
La última charla de la tarde se centró en la presentación del fin de semana o día de convivencia Alpha, centrado en el Espíritu Santo: ¿quién es, qué hace y cómo ser lleno del Espíritu Santo? Tras la despedida de los asistentes el grupo se dirigió a la Capilla del Seminario donde se invocó al Espíritu Santo y tuvo lugar una efusión del Espíritu como la de Pentecostés, en la que aquellos que quisieron pudieron recibir oración de intercesión.
El encuentro terminó a las 8 de la tarde con la bendición y el envío del Vicario de Evangelización y un aplauso al Espíritu Santo, conscientes de que necesitamos una venida del Espíritu que renueve nuestra alegría y nuestra esperanza y nos libre de la fatiga, la desilusión, la acomodación al ambiente.
Ahora toca que cada párroco con su equipo de laicos digiera la experiencia y todos juntos disciernan el modo de intentar ponerla en práctica en sus respectivas comunidades. Han sido dos días muy intensos en los que hemos podido compartir con otras personas de fe la necesidad de pasar “de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera, […] haciendo que la Iglesia se manifieste como una madre que sale al encuentro, una casa acogedora, una escuela permanente de comunión misionera” (Documento de Aparecida 370).
Julio Segurado
Párroco de San Pedro Poveda