El Obispo imparte el Sacramento de la Confirmación a un grupo de fieles de la Parroquia de San Ildefonso de Jaén Destacado

El pasado jueves, 20 de abril, el Obispo de la Diócesis, Don Amadeo Rodríguez Magro, administraba el Sacramento de la Confirmación a 24 adolescentes, 2 jóvenes del grupo Kairós y 17 mayores de la Parroquia de San Ildefonso de Jaén.


La Eucaristía, que comenzaba a las 20 horas en la Basílica Menor, estuvo presidida por el Obispo y concelebrada por su párroco D. Pedro Ortega Ulloa.

Durante su homilía el Obispo quiso dirigirse a los confirmandos: “Vivid este Sacramento como un acontecimiento íntimo, personal, profundamente religioso y profundamente espiritual. Pensad que el Espíritu Santo viene a vosotros para quedarse para siempre. Es un don de Dios para vuestra vida y es un don de Dios que va a enriquecer vuestra vida.”. Igualmente, les recordó que “todo don de Dios es también para compartir. Nadie puede quedarse para sí solo lo que ha recibido de Dios como don y como gracia. Además, el Espíritu Santo nos incorpora de modo especial a la vida de la Iglesia y nos invita a ser corresponsables en la vida cristiana. Y tenemos que seguir fortaleciéndola día a día y poco a poco, nunca solos, siempre acompañados y en comunidad”.

Don Amadeo les insistió, además, en que debemos ser testigos de Jesús. “El Espíritu Santo viene hoy a vosotros, del mismo modo que todos los demás lo hemos recibido, para que en medio de nuestras vidas, en medio de nuestros ambientes, de nuestras familias, de nuestros trabajos, de nuestras amistades… sepan no hay nada más grande que amar a Cristo y creer en Jesucristo. Tenemos que ser testigos de Jesús, que lo llevamos en el corazón y que nos enamora. Porque la fe es un encuentro personal con Cristo que cambia la vida”.

Finalmente, quiso hacer una recomendación especial a los más jóvenes: que tras la confirmación se unan al grupo Kairós de la Parroquia.

A continuación, los confirmandos renovaron sus compromisos bautismales y, acompañados de sus padrinos, recibieron el Sacramento de la Confirmación.

La celebración culminaba con una foto de grupo.