Encuentro Equipos de Nuestra Señora participan en unos Ejercicios Espirituales de Cuaresma

El pasado fin de semana el movimiento de espiritualidad conyugal de los Equipos de Nuestra Señora de Jaén se reunieron en el Seminario Diocesano para tener los Ejercicios Espirituales de Cuaresma. En esta ocasión han sido dirigidos por D. Juan Francisco Ortiz González, Rector del Seminario y Consiliario de uno de los Equipos existentes en nuestra Diócesis. Más de 40 matrimonios han respondido a esta "exigencia" propia de la pedagogía de los ENS, en la que el retiro anual es uno de los puntos concretos de esfuerzo encaminado a ponerse cada año ante el Señor para reflexionar y planificar la vida en su presencia.


El Padre Caffarel, fundador de los ENS, y cuyo proceso de beatificación ha superado la etapa diocesana, ya en el año de 1970 (Roma, 5 de mayo) afirmaba que "todo cristiano debería periódicamente interrogarse sobre la manera como responde a la llamada de Dios, a su vocación. Esto es cierto para los religiosos y es cierto también para los esposos cristianos. Lo sabéis perfectamente vosotros, esposos de los Equipos, que practicáis todos los meses el «deber de sentarse», este encuentro del marido y la mujer para ponerse de acuerdo, en presencia del Señor. Vuestro Ejercicios anuales no tienen otra razón de ser".

Los presentes, venidos de toda la Diócesis, han podido disfrutar de las meditaciones impartidas por D. Juan Francisco, que invitó a todos a dejarse acompañar por la Familia de Nazaret en el camino hacia la Pascua, a través de cuatro meditaciones; la primera con el lema "Matrimonios peregrinos hacia Jerusalén", con el objetivo de revisar la experiencia religiosa y clarificar las prácticas religiosas que tenemos como familia, la segunda, "La fiesta de pascua en la vida matrimonial", para encontrarnos con la familia de Nazaret y descubrir la pascua como el misterio central de nuestra fe cristiana, la tercera "Matrimonios en busca de Jesús", provocando un proceso de conversión hacia Jesús y hacia la familia y descubrir que podemos ir perdiendo el matrimonio y la familia y, por último, la cuarta "Matrimonios ocupados en los asuntos del Padre", pretendiendo testimoniar la fe reencontrando la identidad del matrimonio y revisar nuestras motivaciones de fe como matrimonio.

Damos gracias a Dios por poder rezar juntos en comunidad como movimiento, por poder dialogar con el Señor personal y en pareja, y por sentir que Dios camina a nuestro lado.