Un retiro pondrá en marcha la Misión Parroquial Permanente en distintas parroquias de nuestra diócesis

La residencia diocesana ‘El Descanso’ de Mazagón acoge este sábado, 28 de octubre, el retiro dinamizado por el vicario general, Francisco Echevarría, dirigido a los agentes que llevarán a cabo la fase de planificación y realización de la Misión Parroquial Permanente.


Hasta hace relativamente poco tiempo, cuando se hablaba de misión parroquial se entendía como una acción extraordinaria, casi siempre desempeñadas por agentes ajenos a la vida ordinaria de la parroquia, y que procuraba alentar o motivar la vida de ésta. Sin embargo, ya desde Pablo VI, los últimos papas, y de forma aún más explícita SS. Francisco, han hablado recurrentemente de la necesidad de llevar la misión de forma ordinaria a la parroquia, como un quehacer propio y permanente de la comunidad parroquial. Este deseo, se ha querido materializar de manera más concreta en el VI Plan Diocesano de Evangelización vigente en la actualidad en nuestra diócesis, cuyo lema es “La alegría de ser y vivir como cristianos hoy en Huelva”.

En el marco de las líneas que expresa este PDE, dentro de la Transmisión de la fe, se recoge la iniciación del proceso que lleva a organizar la Misión Parroquial Permanente como actividad ordinaria en las parroquias, para lo que se contempla una fase preparatoria, otra de planificación y realización y otra de consolidación de los grupos surgidos en la misión.

Tras haber superado esa fase inicial o preparatoria en la que se han ido preparando 26 agentes, comienza la segunda fase de planificación y realización de la misión parroquial, como experiencia inicial llamada a la permanencia, y que se concretará en cada una de estas parroquias que han querido sumarse a esta propuesta diocesana. Dicho comienzo será a través de un retiro preparatorio y de envío de estos “misioneros parroquiales” y que se realizará este sábado, 28 de octubre, en la residencia “El Descanso” de Mazagón. Francisco Echevarría, vicario general y responsable de esta iniciativa, será el encargado de dinamizar este retiro después de, según sus palabras, “haberlos dotado de herramientas a nivel teológico, pedagógico, pastoral y espiritual, de manera que puedan desarrollar la misión en sus respectivas parroquias”.