Los grupos de Lectura Creyente de la Palabra clausuran el curso

Los grupos de Lectura Creyente de la Palabra clausuraron el curso el pasado sábado, 10 de junio, en el Teatro Alcalde Juan Manuel Santana de Lepe. Se contó con varias intervenciones y testimonios y se profundizó en la oración de la Iglesia, que son los Salmos. Asimismo, se hizo un repaso de lo vivido hasta el momento, con especial atención a los libros sapienciales, que son en los que se ha profundizado este curso que ahora ha concluido.

Los libros de la sabiduría, incluido Job y los salmos, han sido un regalo por muchos motivos, según ha explicado el coordinador d elos grupos, el diácono Juan García, pero lo fundamental es que “son el reflejo de una reflexión profunda sobre la pregunta ¿quién es Dios en tu vida?, y la conversión del Dios que castiga al Dios Padre misericordioso, y todo el proceso de descubrimiento y de conversión personal que todo ello lleva a cabo”.

En cuanto a la asistencia a los diferentes encuentros arciprestales y diocesanos, este curso ha variado en función del lugar y de las fechas elegidas. Generalmente los encuentros arciprestales han tenido una gran afluencia porque se han hecho cercanos a casa y han dado una pista de cómo se va desarrollando el proceso de profundización.

Y la otra gran reflexión, en la que nuestro obispo, José Vilaplana, y el vicario para la Transmisión de la Fe están insistiendo, es que la formación y el descubrimiento de Dios en nuestra vida lleva de forma natural al compromiso personal y a la implicación en la vida parroquial, ya que son los frutos naturales de la conversión. En este aspecto es el que “más satisfechos nos podemos sentir porque gracias a la Palabra de Dios y a llevar este mensaje a la vida cotidiana se está produciendo una renovación de responsabilidades en muchos aspectos pastorales de nuestras parroquias”, ha matizado García.

Según ha explicado, el próximo curso, se estudiarán los libros históricos, el Pentateuco, y “esperamos, como nos ha ocurrido este curso, que nos sirva para comprender mejor la alianza de amor que Dios hace con nosotros desde la historia”.