Un nuevo defensor del vínculo y promotor de justicia y dos peritos psicólogos más para el Tribunal diocesano de Huelva Destacado

El Obispado de Huelva ha acogido esta mañana la toma de posesión de nuevos cargos para el Tribunal Diocesano de Huelva, que han sido jurados, previa profesión de fe, ante nuestro obispo, José Vilaplana; el vicario judicial de la Diócesis, el sacerdote José Arturo Domínguez; el notario del Tribunal Diocesano, Javier Vélez y otros miembros y personas vinculadas al mismo.

El sacerdote José Ramón Verea ocupará a partir de ahora el cargo de defensor del vínculo y promotor de Justicia, junto al canonista profesor Jesús Bogarín Díaz, que es miembro del Tribunal desde hace años, mientras que María de los Ángeles Pérez y Eduardo García serán nuevos peritos psicólogos, un cargo que hasta la fecha sólo ostentaba el sacerdote y psicólogo Pedro Carrasco Chacón, por lo que esta parcela se verá también reforzada.

Aunque toda la actividad de la Iglesia encuentra fuero en el Tribunal, es cierto que su actividad más conocida es la que se refiere a las nulidades matrimoniales. En este capítulo cabe resaltar algunos datos del año 2016: un total 951 matrimonios católicos y la sentencia de 8 nulidades.

El Papa Francisco, a través de la Carta Apostólica en forma de “Motu Proprio” Mitis Iudex Dominus Iesus (8 de septiembre de 2015), sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad matrimonial en el Código de Derecho Canónico, ha simplificado el proceso y ha ayudado a acelerar la justicia. En este sentido, el documento introduce varias novedades, de las que se puede destacar la eliminación de la necesidad de confirmación de un tribunal superior para que una sentencia goce de carácter ejecutivo, salvo que una de las partes realice un recurso de apelación.

Hasta la aplicación de este Motu Proprio (8 de diciembre de 2015), la sentencia de nulidad tenía que ser confirmada por un tribunal de segunda instancia para que tuviera validez. El Papa ha determinado que, en lo sucesivo, las sentencias que se dicten no requieren esa confirmación de segunda instancia.

Lo que fuera desde octubre de 1982 Sede Diocesana de Huelva del Tribunal Interdiocesano de Primera Instancia de Sevilla experimentó en febrero de 2016 un cambio. Entre esas fechas, existía un Tribunal Interdiocesano formado por todas las diócesis que componen la Provincia Eclesiástica de Sevilla. De esta manera, a fecha de hoy, con el sacerdote José Arturo Domínguez Asensio como vicario judicial en Huelva, cada diócesis cuenta con su Tribunal Diocesano propio y, como tribunal de apelación, dispone del Tribunal Metropolitano que, en el caso onubense, es el de Sevilla.