Mons. Vilaplana celebra el aniversario de su consagración episcopal

Junto a un centenar de sacerdotes y diáconos.
Alrededor de cien sacerdotes y diáconos se han reunido en la mañana del 27 de diciembre, festividad de San Juan Evangelista, para celebrar con Monseñor José Vilaplana Blasco los 23 años de su consagración episcopal, recibida de manos del entonces arzobispo de Valencia...

Comenzó el acto con la recitación de la  Oración de Tercia, dentro de la cual el propio obispo recordó experiencias y vivencias de este tiempo navideño. Recordando a San Juan que anuncia “lo que ha visto y tocado”, animó a los presentes a transmitir a los demás lo vivido por ellos mismos de la verdad sobre la cercanía de Dios. Citando a Rhaner dijo que el Niño que nace entre las pajas del pesebre “es tan Dios como el Padre y tan Hombre como tú”.

A continuación, el Vicario General, D. Baldomero Rodríguez Carrasco, felicitó al Obispo en nombre del clero diocesano con motivo de la Navidad y de su aniversario episcopal, felicitación a la que se unieron todos los asistentes en un prolongado aplauso. Hizo luego dos puntualizaciones sobre el nombramiento y función de los arciprestes y de la importancia de la autofinanciación de la Iglesia que, al encontrarse en una etapa nueva, requiere una nueva mentalidad.

D. José Antonio Omist presentó, seguidamente, el Programa para el Sostenimiento de la Iglesia Católica aportando los datos concretos de ingresos y gastos de la diócesis del que se prevé un déficit  superior a  65 millones de euros que es necesario cubrir alimentando la campaña de la aportación del IRPF de los diocesanos y animó a los sacerdotes a tener mentalidad de diócesis superando los límites parroquiales y tomar conciencia conjunta de la campaña “X Tantos” (por tantos que colaboran con la Iglesia, ésta puede seguir haciendo mucho por tantos).

Para concluir, el Cuarteto Coral Ucraniano Redención ofreció un recital de canciones religiosas y villancicos acompañada de instrumentos de cámara. Un ágape fraternal puso fin a esta convivencia navideña de los sacerdotes y diáconos con su obispo que ha significado una expresión de la unidad del clero diocesano y ha servido para compartir lo que cada uno vive y hace vivir en sus ámbitos inmediatos.