Rosa Cáceres, responsable de atención en Cáritas de la diócesis de Guadix: “lo primero es la acogida”

Rosa Cáceres es la responsable de atención diocesana, de la primera acogida a las personas que llegan a esta institución de la Iglesia. Nos cuenta cómo es su trabajo.

Lo primero, nos dice, es la atención diocesana, que es la parte de acogida, cuando las personas llegan por primera vez a Cáritas y explican sus necesidades y sus carencias. Se ve qué tipo de necesidad tiene para luego tratar de solventarla. Lo más normal en este tipo de situaciones, es que vengan personas con situaciones que no pueden cubrir sus necesidades básicas como alimentación, higiene, temas de salud y ropa. El primer paso es comprobar que esa necesidad es real, y las familias deben presentar la documentación pertinente que justifique su situación. Una vez se comprueba, se pasa automáticamente a cubrir esa necesidad básica.

Además de estas necesidades básicas también se intenta ayudar en otros aspectos como son el empleo o las habilidades sociales.
Cáritas diocesana, nos dice Rosa, tiene distintos talleres de inserción socio laboral en distintos municipios de la Diócesis, en los que principalmente se trabaja con madres de familia y se les enseña economía doméstica, cocina saludable, costura o habilidades sociales.
Los padres y madres que carecen de trabajo son derivados directamente al programa de empleo de Cáritas, y los hijos de esas familias pasan al programa de apoyo escolar en el que reciben apoyo al realizar las tareas.
Sin duda, la labor que realiza Rosa en la primera a tención a los que llegan a Cáritas con alguna necesidad es esencial. Una buena actitud en la acogida, cuando alguien se acerca a Cáritas Diocesana con un problema, es el primer paso para encontrar la mejor solución.

Miguel Delgado