Primera Misa en Huéscar de Javier Sola García

La parroquia de Santa María de Huéscar se vistió de gala el pasado viernes 19 de julio para acoger la primera Misa de Javier Sola García, tras ser ordenado sacerdote en la Catedral de Toledo el domingo 7 de julio. Por tal motivo, feligreses y paisanos del joven sacerdote se esforzaron para acompañarlo en un momento tan importante en su vida en la primera Misa que oficiaba en la parroquia que lo vio nacer a la fe.

Como manda la tradición, en la torre del campanario ondeaba la bandera blanca. La devoción que Javier Sola profesa a las Santas estuvo muy presente. Por eso, nada más entrar en el templo, donde era recibido por el párroco, se dirigió a la capilla del Santísimo y después al altar mayor, donde estaban las patronas de Huéscar, ls incensó y besó la reliquia que de ellas se conserva en la parroquia, mientras que los fieles cantaban el himno a las Santas.

En su homilía quiso tener un recuerdo hacia a todas aquellas personas que le han ayudado a poder llegar a este momento de tanta alegría. En especial tuvo palabras de cariño hacia su madre, enferma en silla de ruedas, y hacia su padre y hermana.
La comunidad parroquial se volcó con el misacantano para unirse a esta acción de gracias porque Dios se ha fijado en este pueblo para escoger a uno de sus hijos para el ministerio sacerdotal.
Como era de esperar, la iglesia se llenó de feligreses, familiares y amigos, tanto de Huéscar como de los pueblos de alrededor. También hubo muchos sacerdotes, un gran número de ellos de nuestra diócesis hermana de Toledo, pues Javier se ha formado en el Seminario de esa diócesis, y en ella ejercerá su sacerdocio.
Sin duda, fue una ceremonia muy emotiva, sobre todo, cuando sus propios paisanos le dieron la enhorabuena besando sus manos recién consagradas.


José Antonio Martínez

Párroco de Santa María de Huéscar

GALERÍA DE FOTOS