El obispo visitó a D. Ignacio Noguer en su residencia de Huelva

Acompañado del vicario general, del secretario canciller y del ecónomo de la diócesis, D. Francisco Jesús Orozco visitó en Huelva a quien fuera obispo de Guadix, D. Ignacio Noguer Carmona, entre los años 1976 y 1992, tiempo que no ha pasado en la memoria lúcida de D. Ignacio.

Durante varias horas de amena conversación fue recordando con exactitud nombres de personas y lugares, situaciones y anécdotas de su pontificado, que descubren el sincero y profundo afecto que el obispo emérito de Huelva conserva por nuestra diócesis, por sus gentes y parroquias, que recorrió durante 16 años.

En la actualidad, D. Ignacio vive convaleciente en su habitación del Seminario de Huelva, dependiente de un sistema de diálisis al que vive conectado gran parte del día. El obispo actual de Huelva, D. José Vilaplana, acompañó esta visita de Guadix con su proverbial simpatía, acogedor y fraternal como bien demostrado tiene en la servicial atención que presta a su obispo emérito. Con él hay que mencionar necesariamente a Jesús, un seglar que nació en La Calahorra. Providencialmente, Jesús está siendo una ayuda imprescindible para D. Ignacio, a quién dedica su atención plena las 24 horas del día.
Consagrado obispo de Guadix por el cardenal Bueno Monreal, el 17 de octubre de 1976, D. Ignacio se afanó por poner en pie el Seminario que, por aquel entonces, estaba prácticamente cerrado y sin apenas seminaristas. Una generación de sacerdotes de nuestra diócesis procede de aquel impulso vocacional dado por el entonces obispo de Guadix.
La potenciación del Movimiento de Cursillos de cristiandad; la construcción del Centro Diocesano de Espiritualidad, como espacio que facilitase los ejercicios espirituales y los encuentros pastorales; la celebración de la Asamblea Diocesana, que reunió así 7.000 personas entre 1989 y 1990, con vistas a la siempre necesaria renovación; son algunos de los momentos de su pontificado, recuerdos que se fueron desgranando en esta entrañable visita.
Con los varios recuerdos de la diócesis que le acompañan, nuestro obispo D. Francisco Jesús Orozco, regaló a D. Ignacio un cuadro de la Virgen de las Angustias, a la que rezará con la mirada puesta en nuestra diócesis nuestro entrañable amigo y hermano, el obispo Ignacio Noguer.
Juan Sáez