Enfermos y mayores, protagonistas en Navidad Destacado

En el Arciprestazgo del Marquesado, uno de los más envejecidos de la diócesis de Guadix, se celebra la Navidad y los enfermos y mayores son los protagonistas, por diversas actividades donde ellos están presentes: desde la participación en el certamen de villancicos que organiza el pueblo de Alquife, hasta la presencia en las casas para llevarles la comunión y pedir el tradicional aguinaldo, que se celebra en la Parroquia de Jérez del Marquesado.


Quiero destacar en este artículo el día intenso que se vive en Jérez del Marquesado, muy esperado, para llevar la comunión a los enfermos y mayores a los que, durante todo el año, se atienden semanalmente. En estas fechas navideñas se le dedica un tiempo mayor, con un matiz más festivo y participado por otros grupos parroquiales como catequistas, coro, liturgia o Cáritas. No se quiere dejar de realizar esta actividad que ocupa toda una tarde de las fechas navideñas.
Convocados a las cuatro de la tarde en el templo parroquial, se procede a una breve oración en el Sagrario para presentar al Señor a cada una de las personas que se van a visitar. Se pide al Señor por ellos y sus familiares, a la vez que se tiene un recuerdo de aquellos que durante el año han muerto y han pasado a “la mansión eterna, donde no hay llanto ni dolor, nadie está triste ni tiene que sufrir.”
También el resto del pueblo se beneficia de esta actividad, pues por las calles se van cantando villancicos hasta llegar a casa de los enfermos o mayores, que esperan con sus instrumentos y sus atuendos navideños, dispuestos a participar en todo lo que se les proponga. La familia y cuidadores también se hacen presentes y se implican en este momento, aportando lo mejor de ellos mismos.
Tras llegar a la casa y cantar algún villancico, se procede al rezo del Padre nuestro que prepara el momento para recibir la comunión. Después, tras la oración de bendición, se vuelve a cantar una serie de villancicos y se degustan los productos navideños que en las casas se tienen.
La valoración que desde la parroquia se hace de esta actividad es muy importante. Los mayores y enfermos son parte de la comunidad parroquial y no se les olvida en ningún momento. Algunos de ellos fueron miembros activos y muy participativos en la parroquia, otros menos o casi nada, pero en estos momentos de sus vidas solicitan nuestra presencia y queremos estar cerca de ellos y de sus familiares. Si esto les sirve para aliviar su enfermedad y llevar mejor su vejez, ahí estamos porque Jesús dedicó mucho tiempo dando vida, dando salud y ganas de vivir a todas aquellas personas que se encontraba por el camino o se acercaba a visitar, porque sabía de su falta de salud.
J. Tortosa
Párroco de Jérez del Marquesado