También en los Tribunales y el Derecho, por Juan José Toral

El primer nombramiento de d. Ginés recién llegado a la diócesis de Guadix recayó sobre mi persona, nombrándome Vicario Judicial del obispado.


Con él en la diócesis y mediante el Tribunal Eclesiástico, la presencia de “lo canónico” se fue haciendo más normal en los distintos campos de la pastoral, pero sobre todo en la pastoral familiar y matrimonial, algo que se venía demandando desde tiempo atrás y que el Papa Francisco ha puesto en primera línea con la encíclica Amoris Laetitia.

Los Tribunales de la provincia eclesiástica de Granada también se han visto enriquecidos y alentados por la presencia y el apoyo de d. Ginés a nuestra labor y con alegría solíamos decir: “por fin tenemos un obispo canonista que comprende y sabe de nuestro trabajo”.

Como Moderador del Tribunal diocesano, se ha preocupado de su buen funcionamiento y de dotarlo de medios y personal, enviando a sacerdotes a estudiar Derecho Canónico, que las causas de nulidad se solventaran con diligencia y celeridad, buscando cuando ha sido necesario jueces fuera de la diócesis para que no hubiera menoscabo alguno en el derecho de los fieles.

Siempre ha participado en los Simposios de Derecho matrimonial y procesal canónico de Granada y también se ha requerido su presencia en las Jornadas Nacionales de Canonistas que cada año se celebran en Madrid por el mes de abril.

D. Ginés ha sido el orientador y consejero en los trabajos que los vicarios judiciales han llevado a cabo para la renovación del magnífico documento “Matrimonios en dificultad” del año 2008 y que ahora, reestructurado al incorporar las directrices de la Exhortación apostólica Amoris Laetitia y de la reforma del proceso de nulidad Mitix Iudex Dominus Iesus, llevará por título: “La atención pastoral a los matrimonios y a las familias. Orientaciones pastorales para acoger, discernir e integrar la fragilidad” y está llamado a ser el directorio sobre pastoral familiar en la provincia eclesiástica de Granada.

En fin, la cercanía tanto física como moral de d. Ginés en las estructuras jurídicas eclesiásticas siempre ha infundido ánimo para que entre todos logremos que el Derecho en la Iglesia se transforme en Derecho de caridad.

Juan José Toral Fernández
Vicario Judicial