Mons. Ginés García bendijo la Casa Sacerdotal de la diócesis de Guadix y presentó la restauración del Hospital Real

La diócesis de Guadix ya tiene casa sacerdotal. Fue inaugurada y bendecida el sábado 3 de febrero por el hasta ahora Obispo de Guadix, Mons. Ginés García, en un acto sencillo, pero concurrido, que permitió conocer las instalaciones. La Casa Sacerdotal se encuentra en el Hospital Real de la ciudad accitana, que ha sido restaurado en su totalidad y que acogerá, además, un museo. El conjunto cuenta con un templo, la iglesia de san Torcuato, que también ha sido restaurada.

La restauración del edifico, que se ha realizado en un tiempo récord, ha permitido recuperar para la ciudad de Guadix un monumento singular, de gran importancia histórica, que estaba en ruina y que ha recobrado su esplendor. Hay una parte de obra civil, que ha contado con la ayuda del 1.5% cultural del Ministerio de Fomento y que va a permitir un uso público del edifico: un museo sobre la acción caritativo-social que se ha desarrollado en el Hospital Real a lo largo de siglos, hasta hace unas pocas décadas. También se ha podido restaurar la iglesia de San Torcuato, “una de las iglesias más hermosas que tiene Guadix”, en palabras del prelado accitano.

La otra parte, la que se ha inaugurado el pasado sábado, es la Casa Sacerdotal, que se ha realizado con la aportación íntegra de la diócesis de Guadix y que será residencia para sacerdotes mayores. Cuenta con 15 habitaciones, cuatro de las cuales son para asistidos. Se trata de una residencia sencilla, adaptada y que cubre una necesidad que venía demandando la diócesis desde hace ya muchos años, como es la atención de sus sacerdotes mayores, cuando se retiran del trabajo pastoral.

Antes y después de la bendición, los asistentes pudieron recorrer las instalaciones, que ocupan la parte superior del Hospital Real, y quedaron, a decir de todos, gratamente sorprendidos.

En los discursos, hablaron el Arquitecto y la empresa constructora, todos de Guadix. -La alcaldesa accitana, Inmaculada Olea, destacó la importancia de esta restauración integral para el caso histórico de la ciudad. Pero fue el Obispo de Guadix, ya Administrador Apostólico, Mons. Ginés García, quien calificó esta restauración como un auténtico “milagro”, tanto por cómo se han ejecutado las obras, en un tiempo record, como por el resultado final, que ha permitido recuperar el edifico para la ciudad. También agradeció el apoyo constante y fundamental de Santiago Pérez – antiguo subdelegado del Gobierno-, así como el del presbiterio diocesano, que siempre le animó en la construcción de la Casa Sacerdotal.

Con el Hospital Real, se concluyen tres restauraciones importantes para la ciudad accitana, realizadas todas en el casco antiguo durante el episcopado de Mons. Ginés García: el Archivo-Biblioteca Diocesano, en la iglesia de la Magdalena; la iglesia de San Francisco, que se restauró en 2016; y el Hospital Real de Guadix e iglesia de San Torcuato. Sin duda, un gran legado para la ciudad accitana.

Lo que se ha inaugurado y bendecido el sábado pasado ha sido la Casa Sacerdotal. El presbiterio así lo ha querido, antes de que se marche el Obispo a Getafe, dado que él ha sido promotor y uno de sus máximos impulsores. Cuando se completen las instalaciones del museo, habrá una inauguración y bendición del todo el edificio, más oficial y protocolaria, que pondrá fin a una obra de envergadura para la ciudad de Guadix y que marcará una nueva etapa para este edifico, que primero fue colegio de los jesuitas, luego Hospital Real y ahora museo y Casa Sacerdotal.