La Iglesia optimista, conferencia en Huéscar a cargo de Encarna Ximénez de Cisneros Destacado

En una animada ponencia veraniega en Huéscar, la conocida periodista de Ideal y Canal Sur, desgranó con entusiasmo las claves de una fe alegre y atractiva que se hace realidad diariamente. Desde el periodismo y la comunicación, hasta el proyecto granadino de la cuarta cultura. Una llamada a hacer cosas, con fidelidad, pero sin dogmatismo. Con creatividad y sencillez.


El pasado 7 de agosto, Encarna Ximénez de Cisneros pronunció la conferencia la fe desde la vida pública invitada por la Parroquia de Santa María La Mayor de Huéscar y con la colaboración de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP).
Entre el numeroso público que asistió a la sala de conferencias de la calle Alhóndiga, se encontraba el Obispo de Guadix, Mons. Ginés García Beltrán, el Párroco de Santa María La Mayor, Rvdo. José Antonio Martínez, el presidente de la Federación de Hermandades y Cofradías, Rafael Girón y el periodista Ramón Burgos. El acto fue presentado por Gonzalo Moreno que recordó el vínculo de años entre Huéscar y Encarna Ximénez de Cisneros desde que diera el pregón de Semana Santa del año 2008.
La conferencia, en un estilo directo y ameno, recopiló los muchos aspectos que vinculan la fe con la vida pública. Desde la cultura y la política, pasando por el arte o la tradición. La ponente recalcó la necesidad de una vivencia religiosa auténtica, interiorizada, en comunidad y con frutos de fecundidad en la sociedad donde arraiga.
Ximenez de Cisneros, periodista y experta en comunicación, dedicó a la comunicación una importante porción de su ponencia. Comunicar es esencial para cualquier organización, también para los católicos, y para su institución más visible, la Iglesia. Entre las lecciones de su extensa trayectoria profesional recordó la necesidad de separar información de opinión, el rigor en la información, las fuentes contrastadas y la especialización, también en el ámbito de la comunicación religiosa.
A pesar de su vocación pública, hizo hincapié en la necesidad del trabajo callado, discreto, humilde y sencillo. Las buenas noticias no venden, y lo más valioso es normalmente aquello que no se ve. En ese sentido, recordó cómo el trabajo personal se convierte en un medio imprescindible en la llamada universal a la santidad.
Pero si hubo un concepto que despertó el interés del auditorio y animó el turno de preguntas, fue el de cuarta cultura. Encarna invitó a su marido Ramón Burgos a explicar la génesis del proyecto cuarta cultura que nació de sus años de trabajo en Málaga y se sintetiza en una superación de las divisiones sectoriales y partidistas hacia una unidad de criterio y de acción, cambiar la confrontación por el diálogo, la pasividad por la iniciativa, el conformismo por el riesgo, para operar cambios profundos en la sociedad.
El brillante acto terminó con la entrega de un recuerdo de agradecimiento a Encarna Ximénez de Cisneros por parte de José Antonio Martínez Ramírez en representación de la Parroquia de Santa María La Mayor.

Gonzalo Moreno