Diez años en el Camino de Santiago Destacado

Sí, lo habéis leído bien. Son diez años los que Proyecto Hombre Granada lleva realizando el Camino de Santiago en sus 120 kilómetros últimos, desde Triacastella hasta Santiago. Pero, antes de empezar a caminar, parada obligatoria, en O Cebreiro para conocer las típicas pallozas gallegas y hacernos una idea del Buen Camino que nos disponemos a realizar. Una tremenda subida que, por ahora, sólo se hace en el coche de apoyo; quién sabe si, algún año también, nos atreveremos a subirla.

Esta idea de realizar el camino de Santiago, surgió hace diez años como conclusión de un taller de senderismo que un equipo de voluntarios realizan durante todo el año. Con dicho taller se pretende dar opciones de ocio a las personas que han caído en la droga y están buscando solucionar el problema. Está comprobado que, la falta de un ocio saludable, entre otras cosas, es un factor de riesgo para volver a caer en la droga y en cualquier adicción. Por eso, desde Proyecto Hombre, se vienen ofreciendo múltiples actividades para encauzar el tiempo libre, entre ellas, el taller de senderismo que tanto éxito tiene todos los años.

Pues bien, dado que, el que suscribe, había participado en la creación de esta experiencia junto a otros voluntarios, con motivo del décimo aniversario del Camino de Santiago en Proyecto Hombre, fui invitado para acompañar a cinco jóvenes que están en rehabilitación de drogas y que habían mostrado interés en el senderismo y en ir al Camino de Santiago. Por lo que, por su interés, por su constancia y su participación constante, fueron seleccionados para realizar el camino.

Les hemos acompañado tres voluntarios y un monitor de Proyecto Hombre; y la experiencia ha sido estupenda a todos los niveles. Se ha creado un grupo compacto donde la convivencia, el compartir, el hacer cosas juntos y el llegar todos juntos a las pequeñas metas propuestas en cada etapa de unos 20-25 kilómetros, ha sido lo principal, porque lo importante era tener un ¡buen camino!

Hay que subrayar el buen trabajo que realizan los voluntarios encargados de que el camino vaya lo mejor posible. Su desvelo es constante y no escatiman esfuerzos para que la experiencia sea positiva y se descubra un verdadero camino, tanto por lo que tiene de esfuerzo físico, como de esfuerzo psíquico y esfuerzo interior. Hay momentos para la reflexión, para el diálogo, para el grupo de autoayuda, para realizar las tareas de higiene y limpieza personal y colectiva. Se intenta que el trabajo sea un trabajo de equipo y que todos podamos llegar a la meta, podamos llegar a dar el abrazo al Apóstol Santiago con la mejor disposición posible.

El camino nos enseña mucho, suelen decir los participantes; es un reflejo de nuestra vida. Nos enseña a caminar con lo verdaderamente importante y prescindir de las cosas superfluas que se nos van colando en nuestra vida. Nos enseña a descubrir a otras personas, otras realidades, otras situaciones de vida que ponen a la gente en camino para buscar soluciones, buscar sentido a la vida y una orientación importante para el día a día. Nos enseña a valorar el esfuerzo, las pequeñas cosas, los pequeños gestos y a estar muy pendientes de nuestras emociones y sentimientos. Así que ¡buen camino! es una palabra que constantemente se va oyendo en cada kilómetro recorrido.

Buen camino, también es el acertado título de un programa que emite TVE 1 los jueves por la noche y que se ha hecho eco de nuestra participación emitiendo un testimonio de vida de una de nuestras caminantes en el proceso de rehabilitación de las adicciones.

José Mª Tortosa Alarcón, Secretario FGSVA (Proyecto Hombre Granada)

Panel de Noticias

Noticias relacionadas