La diócesis de Guadix pone en marcha una experiencia de misión para jóvenes Destacado

La diócesis de Guadix ha puesto en marcha un proyecto dirigido a jóvenes para que vivan una experiencia de misión en tierras hondureñas. Se pretende que los chicos y chicas que quieran, durante el verano, puedan convivir y trabajar con los misioneros que la diócesis de Guadix tiene en Tegucigalpa. Allí pueden enseñar a niños y mayores, repartir alimentos, atender el dispensario médico, colaborar en tareas de las parroquias o del barrio,…. y celebrar la fe con aquellas comunidades. Este verano ya hay dos jóvenes, un chico y una chica, que están preparando las maletas para irse de misión.


Es el secretariado de juventud el que organiza esta experiencia, a la que ya le han puesto nombre: “misión joven”. Con estas dos palabras se resume lo que se quiere vivir: una experiencia de misión, junto a misioneros, y dirigida a jóvenes de la diócesis accitana.

En Honduras, la diócesis de Guadix tiene tres misioneros: Patricio Larrosa, que trabaja de manera especial en el campo de la educación y promoción humana; Ramón Martínez, que trabaja en el ámbito de la sanidad y atención a enfermos a los que nadie quiere; y Andrés Porcel, cuyo trabajo se desarrolla principalmente en el campo pastoral, en parroquias de las afueras de Tegucigalpa. Son tres experiencias muy distintas, en la capital hondureña, y que podrán conocer quienes vivan esta experiencia de misión joven.

Maletas preparadas

Este es el primer año que se pone en marcha esta iniciativa y ya hay dos chicos que están preparando las maletas para marchar a Tegucigalpa. Toman el avión el 30 de julio y van a estar con los misioneros durante todo el mes de agosto. Pero no van solos. En este primer viaje, les acompañarán el director del secretariado de juventud, Antonio Jesús Marcos, y el vicario general, José Francisco Serrano. Allí en Honduras, les espera Patricio Larrosa, con el que van a trabajar principalmente, en sus colegios y en las parroquias.

Uno de los chicos que va es Miguel Morales, de Guadix, que ha manifestado que siempre ha querido tener una experiencia de misión para ayudar a los demás. Cuando supo de esta iniciativa, no se lo pensó y se apuntó. Él es muy joven y quiere trabajar allí, sobre todo, con jóvenes.

La otra persona que va es una chica joven de Cortes de Baza, Lola Torrecillas, que también viaja muy animada y con ganas de ayudar en Honduras. Los dos saben que van para trabajar y que van a vivir muchas experiencias. También tendrán tiempo para conocer la cultura y, sobre todo, para convivir con aquellas familias.

Antonio Jesús Marcos, director del secretariado de juventud, también va a trabajar durante este mes, enseñando de lo que sabe: diseño y manejo de programas informáticos aplicados a las artes gráficas. Los de allí, ya están esperando que llegue.

Va a ser una experiencia breve, pero intensa. Un mes no da para mucho, con todo lo que hay que hacer. Pero, a buen seguro, este va a ser uno de los meses más emocionantes de sus vidas. La “misión joven” que la diócesis de Guadix ha puesto en marcha es, sin duda, una puerta abierta para que los más jóvenes puedan vivir una experiencia significativa en sus vidas. Irán para ayudar pero, seguramente, van a recibir más que darán.