Celebrada la Festividad de Santo Tomás de Aquino

Con una Eucaristía en la Cartuja, presidida por Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, y Mons. Ricardo Blázquez, Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española y Obispo de Bilbao, y la posterior conferencia en el Seminario Mayor organizada por los Institutos de Teología «Lumen Gentium» y de Filosofía «Edith Stein», de la Archidiócesis de Granada.
En la Eucaristía, nuestro Arzobispo recordó una de las enseñanzas de Santo Tomás de Aquino: la simbiosis entre fe y razón: “Todos procedemos de una cultura donde fe y razón están separadas, y donde la razón pertenecería a lo real y la fe a aquello que no es real, y así ha aparecido a los ojos del mundo, porque si la razón tiene la capacidad de comprender todo lo real y de ser la medida última de las cosas, al final no hay lugar para Dios y Dios quedaría fuera de esa realidad”, explicó Mons. Martínez.

Sin embargo, la verdadera razón “es la apertura a lo real y, por tanto, la apertura al misterio”. “La razón que se cree capaz de controlarlo todo se convierte al final en nihilismo”, señaló. El Arzobispo también se dirigió a los seminaristas presentes en la Eucaristía a quienes explicó que “el trabajo teológico es menos aprenderse una serie de cosas, como quien estudia datos de la historia del arte o de la cultura, cuanto el sumergirse desde la propia vida, desde la propia humanidad, en el Misterio de Cristo y en la experiencia de la Iglesia de Cristo”.

Mons. Blázquez
Posteriormente, el salón de actos del Seminario Mayor acogió la conferencia del Obispo de Bilbao, quien habló de las formas de vida de comunión en la Iglesia. Entre otras cosas, Mons. Blázquez subrayó la importancia que tuvo el Concilio Vaticano II y habló de la comunión eclesial y de la misión.

“El ministerio en la Iglesia es básicamente un ministerio fraternal”, “un cristiano no es un ser solitario, ni siquiera los cartujos, es un ser en comunión”, “la forma de vida de la Iglesia es precisamente vivir en comunión” y “la predicación en la Iglesia necesita el respaldo de la vida” son algunos de los mensajes que expuso Mons. Blázquez durante su intervención.