Comienza el XVIII Capítulo General de las Misioneras Riquelminas en la Casa Madre de Granada

Las Misioneras del Santísimo Sacramento y María Inmaculada han iniciado hoy en la Casa Madre de Granada los ejercicios espirituales previos a la celebración del XVIII Capítulo General de la congregación bajo el lema: “En el gozo de una misión sin fronteras”. La celebración del Capítulo continuará en Pamplona con la participación de religiosas y laicos de la familia riquelmina llegados de distintas partes del mundo.

“Una misión sin fronteras” será el tema de reflexión del XVIII Capítulo General para el que en estos días se preparan más de 40 religiosas delegadas capitulares riquelminas llegadas de distintas partes del mundo en la Casa Madre de Granada para participar en los ejercicios espirituales, que se celebrarán desde hoy hasta el 25 de julio, previamente a la celebración del nuevo Capitulo General, que se celebra cada seis años, y que en esta ocasión continuará en Pamplona del 27 de julio al 19 de agosto.

 

El objetivo principal de este XVIII Capítulo General será la escucha de la voz de Dios sobre la misión de la Orden en el mundo actual y sus desafíos en el mundo actual. Será en Pamplona donde se desarrollen en esta ocasión los trabajos capitulares que contarán con la participación activa de laicos procedentes de distintos países donde tiene presencia esta orden misionera, fundada por Madre Riquelme en 1896 en nuestra diócesis donde actualmente, además de la Casa Madre, la orden está presente a través de la residencia universitaria “Madre Riquelme”.

PARTICIPACIÓN DE LOS LAICOS
Asimismo, los delegados capitulares laicos riquelminos celebrarán también en la Casa Madre de Granada un Congreso Internacional del 4 al 9 de agosto en preparación al Capítulo General al que asistirán del 12 al 14 de agosto, participando también en su clausura donde tendrá lugar en Pamplona una Eucaristía de envío misionero ante los restos de San Francisco Javier.

Al término del Capítulo todos los miembros, religiosas y laicado de la congregación peregrinarán juntos el próximo 20 de agosto a Lourdes para entregar a los pies de la Virgen los frutos del encuentro y el futuro de su misión para los próximos seis años.