Ciclo de conferencias por el 800º aniversario de la Fundación de la Orden de la Merced

Organizado por la Hermandad de la Merced, el ciclo tendrá lugar, del 11 al 13 de abril, en el Centro Cultural Nuevo Inicio del Arzobispado.

La Hermandad de la Merced organiza en conmemoración del 800º aniversario de la fundación de la Orden de la Merced, un ciclo de conferencias que tendrá lugar esta semana, los días 11, 12 y 13 de abril, a las 20 horas, en el salón de actos del Centro Cultural Nuevo Inicio, ubicado en la Plaza Alonso Cano.

De entrada libre, la conferencias conferencias tratarán sobre: Los Conventos de la Merced y de Belén de Granada. De la fundación a la desamortización, impartida por D. Miguel Luis López, profesor de la Universidad de Granada, Los cautivos del reino de Granada. Una aproximación histórica y arqueológica, a cargo de D. Antonio Reyes, miembro del laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la ciudad y La influencia de la reforma carmelita en la descalcez mercedaria, con D. Ángel Martín, profesor de la Universidad de Sevilla.

CARISMA MERCEDARIO
Fundada en Barcelona el 10 de agosto de 1218, la Orden de la Virgen de la Merced y el carisma mercedario, brota cuando un joven mercader llamado Pedro Nolasco, nacido en un pueblo cercano a Barcelona, dice sentir, día tras día, una llamada especial de Dios. Nolasco, que veía las miserias e injusticias que ocurrían en el mundo en el que él vivía, percibía que aquella situación le arañaba, cada vez más, el alma.

Consciente de que Dios le llamaba a algo grande, comienza un nuevo camino en el que se dedica a luchar por la libertad de los cristianos que habían abandonado la religión y, sobre todo, de aquellos que, en situación de esclavitud, estaban en peligro de perder su fe. Y, a su lado, la Virgen María, por la que Nolasco sentía un profundo amor. Fue la Virgen quién, el 2 de agosto de 1218, se le apareció rodeada de ángeles y de santos para dejarle un mensaje: «En voluntad de mi Santísimo Hijo y Mía, funda en el mundo una Orden que, en mi honor, deberá llamarse Orden de la Virgen de la Merced de la redención de cautivos. El hábito será blanco en honor a mi pureza, en el pecho llevará una cruz roja en recuerdo de mi Hijo y el escudo del Rey al que sirves».

Así, el 10 de agosto del mismo año, san Pedro funda la Orden de la Merced en el Hospital de Santa Eulalia, en Barcelona.