“Un pueblo que te enseña a vivir la fe con la vida”

Vigilia de oración por los cristianos perseguidos en todo el mundo, celebrada en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores de Granada con Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).

Cuando se les pregunta qué necesitan de nosotros, los occidentales, ante la discriminación, persecución y, en algunos casos, el martirio, nuestros hermanos en la fe en todo el mundo que sufren por este motivo piden una cosa por encima de todo: oraciones para que el Señor les llene de fortaleza en la prueba de la persecución y del riesgo a perder la vida afirmando a Cristo.

Siguiendo esta petición de los hermanos perseguidos en todo el mundo, entre ellos Siria, Irak, Pakistán, China, Nigeria, etc, la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores acogió el pasado miércoles una vigilia de oración, organizada por la Fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada. A ella acudieron más de un centenar de granadinos, de todos los estados de vida –laicos, sacerdotes, consagrados y religiosos- para orar ante Jesús Sacramentado en el altar.

TESTIMONIOS CERCANOS
La vigilia contó con el testimonio de lo que allí se vive entre los cristianos del padre Jesús Rodríguez, capellán de Ayuda a la Iglesia Necesitada. En su intervención, el padre Jesús recordaba el modo de afrontar esta circunstancia por parte de nuestros hermanos en la fe. Entre los testimonios, el padre Jesús explicaba, por ejemplo, cómo una madre siria respondía a la pregunta de su hija sobre cuándo volverían a casa para instalar el Nacimiento en la Navidad. Dado que la guerra y violencia impedirán ese regreso que les ha llevado a huir de los ataques y bomba del ISIS y frente a la dura realidad de no regresar nunca más a su hogar, la madre testimoniaba y educaba en la fe a su hija hablando de la Sagrada Familia, que también se vio obligada a huir de su hogar hacia Egipto. “Esto es lo que nos ha pedido el Señor a nosotros ahora: que vivamos como la Sagrada Familia. Por eso, tenemos que saber vivir y que lo importante no es la casa, sino que Dios nace y no nos abandona jamás”, respondía la madre a su hija.

“Es un pueblo que te enseña a vivir la fe con la vida”, señaló el padre Jesús en la vigilia. “No podemos decir que hay libertad religiosa. Lo que sí podemos decir que es un pueblo que vive la ‘belleza’ del martirio, que es un pueblo que sabe que su fe es la razón de su vida y que cada día se preguntan si les hemos olvidado. Es un pueblo que no nos pedirá jamás nada, sólo que no perdamos la memoria. Que son nuestros hermanos y viven, anunciando con su vida, la fe que podemos celebrar”, subrayó el sacerdote de AIN.

“Mientras tanto a nosotros sólo nos queda la confianza y la oración. Y realmente cuando uno ora con pasión y con verdad el Señor escucha”, insistió.


VIGILIA


La vigilia se celebró con la adoración al Santísimo Sacramento expuesto en el altar y la oración de los fieles congregados, junto a su párroco D. Daniel. Se leyeron las lecturas y el Evangelio del día. Posteriormente, el párroco dirigió unas palabras a los fieles en las que habló de la confianza en Dios y recordaba q Cristo vivió la injusticia, dolor y sufrimiento, donde se expresaba la crueldad humana, y esto “Jesús lo ofrece al Padre por nosotros”.

“Cuando nosotros decimos donde esta Dios los cristianos perseguidos perseveran y se fortalecen”, señaló. Asimismo, D. Daniel explicó que los testimonios de nuestros hermanos en la fe perseguidos y martirizados “son una ayuda para que no se duerma nuestra fe, demos razones de nuestra esperanza y aumente nuestra confianza en Dios”.

En este sentido, D. Daniel invitó a los fieles a mirar a estos hermanos y aprendamos de ellos “a dar la cara por Cristo y ser testigos suyos, dando razón de nuestra esperanza”, es decir, “ser testigos del Evangelio en cualquier circunstancia y lugar de nuestra vida”.

ORACIÓN
Asimismo, en la oración de los fieles se oró por estos hermanos perseguidos, por quienes sufren toda clase de injusticias, por quienes cometen violencia para que descubran el don de la fe, y por nosotros los cristianos de Occidente, para perseverar en la oración y “seamos luz de esperanza para todos los hombres”. Tras las peticiones a Dios, y ante el gran cirio pascual encendido ante el altar, se realizó una ofrenda encendiendo otros cirios sobre el altar para recordar especialmente a los hermanos de los países más perseguidos, entre ellos Siria, Irak, Pakistán, China o Nigeria.

La vigilia concluyó encomendándose a la Virgen María y la oración por los cristianos perseguidos de Ayuda a la Iglesia Necesitada, con bendición final: “Dios nuestros, que en tu misteriosa Providencia has querido asociar tu Iglesia a los sufrimientos de tu Hijo, concede a los fieles que sufren persecución a causa de tu Nombre, el don de la paciencia y de la caridad, para que puedan dar testimonio fiel y creíble de tus promesas. Pro nuestro Señor Jesucristo. Amén”.

Paqui Pallarés

Últimas noticias

Warning: imagejpeg(): gd-jpeg: JPEG library reports unrecoverable error: in /usr/home/odisur.es/web/modules/mod_news_pro_gk4/gk_classes/gk.thumbs.php on line 402

Panel de Noticias

Noticias relacionadas