“¡Señor, Tú estas vivo, Resucitado, glorioso!”

Alocución de D. Juan Gutiérrez ante la Sagrada Imagen del Señor de la Resurrección y María Santísima del Triunfo con su Cofradía a su llegada a la Catedral el Domingo de Resurrección.

En esta mañana las mujeres te buscaban en el sepulcro, pero resulta que el sepulcro estaba vacío, queda convertido este día en la noticia, la que espera este mundo, Tú estás vivo, Tú estás Resucitado, estás glorioso, y estás haciendo lo que has hecho siempre, sembrar la vida, anunciando el Reino, anunciando la Resurrección, la vida, Tú nos anuncias el amor de Dios. En Galilea apareciste como la primavera, como la vida que el mundo necesitaba, este día también Señor te haces presente con nosotros, haces presente tu Pascua para resucitarnos, para sembrar el amor en nosotros, para crear el mundo nuevo por el que Tú has muerto, has resucitado, estás con nosotros. Tú te encuentras en la Eucaristía, Tú te encuentras con nosotros, Tú haces presente tu Pascua y por tu Pascua nos pasas a Dios, al Reino, a la vida.

Señor Jesús, en este día te pedimos especialmente, aquí en Granada, por esta Iglesia, que Tú nos llenes de tu Espíritu Santo, que nos des amor a tu Evangelio, amor a tu nombre, que Tú estás vivo, estás Resucitado, que sigues pasando por el mundo haciendo el bien y te pedimos Señor por este mundo, este mundo en el que también sigue habiendo problemas, sigue habiendo violencia, los cristianos siguen siendo perseguidos, tantos mueren por tu nombre, tanta gente que sufre, Señor Jesús, transfórmanos, siembra tu Espíritu en nuestros corazones, danos una fe grande para vivir tu Evangelio, tu Reino, para conocerte a ti, para hacerte presente en este mundo.

Bendícenos en este día Señor, bendice a estos hermanos que llevan esta procesión y bendice Señor a la Iglesia aquí, en Granada, en este mundo Señor hazte presente, los hombres pensamos que el mundo lo gobernamos nosotros y pensamos en bombas, en espadas, y Tú no has utilizado ese camino nunca, Tú vienes con el amor de Dios, con el perdón, con la paz, con la vida que todos necesitamos. Señor, quédate con nosotros, condúcenos a la Pascua eterna.

Padrenuestro que estás en el Cielo,
santificado sea tu nombre.
Venga a nosotros tu Reino.
Hágase tu Voluntad,
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden
No nos dejes caer en la tentación
y líbranos del mal.
Amén

D. Juan Gutiérrez
Deán de la Catedral