“Los mártires colocaron a Cristo en el primer lugar de sus vidas”

Presentados en la Diócesis los 34 mártires de Cristo granadinos que serán beatificados el día 25 en Aguadulce (Almería) en la Causa Deán José Álvarez-Benavides y de la Torre y 114 mártires de Cristo. “Colocaron a Cristo en el primer lugar de sus vidas. Recibieron la gracia de experimentar que el amor es más fuerte que la vida”, explicó el Delegado Episcopal de Granada para la Beatificación, D. Manuel Reyes.

El próximo 25 de marzo en Aguadulce (Almería) el Prefecto para la Causa de los Santos, Mons. Angelo Amato, beatificará a 115 mártires de Cristo de la persecución religiosa en los años 30 en España, que se inició en 1934 y se recrudeció en la guerra civil entre 1936 y 1939. De entre esos mártires, 34 son granadinos o mártires muy vinculados a nuestra Archidiócesis.

Sobre estos mártires granadinos que serán beatificados en Almería habló el Delegado Episcopal para la Beatificación, D. Manuel Reyes, en una ponencia que ofreció en la tarde del jueves en el Centro Cultural Nuevo Inicio, del Arzobispado de Granada, que forma parte de los actos preparatorios con motivo de la Beatificación.

PRESENTACIÓN

En un sucinto recorrido, D. Manuel Reyes presentó a los nuevos beatos granadinos, de quienes destacó fueron personas –de entre ellos, 20 sacerdotes diocesanos- que murieron perdonando, siguiendo así el ejemplo de Cristo, y que entendieron el martirio como una gracia de Dios. “En todo lo que ocurría veían la voluntad de Dios, por eso no había en ellos ira y no tenían miedo al peligro ni huían”, señaló el Delegado Episcopal de Granada para la Beatificación. “Han dado la vida con sangre derramada, donaron su vida”, subrayó.

El Delegado Episcopal invitó a los asistentes a participar en el acto de presentación con sentido religioso, por cuanto son personas que donaron su vida, murieron perdonante y son testimonio de la fe en Cristo.

D. Manuel Reyes recordó que en esta Causa de Beatificación hay dos mujeres, una de ellas almeriense de etnia gitana. De nuestra Diócesis, hay 20 sacerdotes diocesanos, 5 Siervos de Dios sacerdotes de la Diócesis de Almería especialmente relacionados con Granada, 2 seglares Siervos de Dios –padre e hijo- abogados, que se formaron en la Universidad de Granada, y 7 mártires seglares martirizados en Turón. Sobre ellos D. Manuel Reyes fue aportando aspectos de sus vidas, en relación a nuestra Diócesis.

Asimismo, en su intervención D. Manuel Reyes agradeció el trabajo que durante años ha realizado el sacerdote diocesano D. Santiago Hoces y que ha recogido en varios libros sobre mártires granadinos, y en concreto estos mártires de la persecución religiosa en los años 30 en España.

PROCESO

El Delegado Episcopal para la Beatificación comenzó el acto de presentación de los nuevos beatos recordando el trámite eclesiástico de esta Causa de 155 mártires de Cristo que se beatificarán en Almería, iniciada en la Diócesis en el año 1995 y enviada a Roma en 1999. Asimismo, de entre las beatificaciones más recientes y numerosas de nuestro país, D. Manuel Reyes recordó la beatificación que tuvo lugar en Roma en octubre de 2007 con 498 mártires de la persecución religiosa en los años 30 en España; y la beatificación de 522 mártires en octubre de 2013 en Tarragona, víctimas también de la persecución religiosa en los años 30 en España, y que derramaron su sangre testimoniando a Cristo.

D. Manuel Reyes subrayó que los nuevos beatos de Almería forman parte así de los mártires del siglo XX en España, y que son testigos de la fe, sin vinculación alguna con uno u otro bando, ni motivaciones ideológicas. “Colocaron a Cristo en el primer lugar de sus vidas. Recibieron la gracia de experimentar que el amor es más fuerte que la vida”, explicó el Delegado Episcopal de Granada para la Beatificación, al mismo tiempo que destacó que “son signos de reconciliación”.

El acto concluyó con la lectura de la carta que días antes de morir dejó a su familia el Siervo de Dios D. Andrés Molina, natural de Ogíjares, formado en el Seminario San Cecilio y ordenado en 1933, que sufrió martirio en Terque (Almería) a la edad de 27 años por no renunciar a la fe y al sacerdocio para casarse.

Por otra parte, y con motivo de esta conferencia de presentación de los nuevos beatos granadinos, el claustro de la Curia Metropolitana (Plaza Alonso Cano) acoge, desde el jueves día 16 y hasta el 31 de marzo, una exposición de retratos de algunos de los sacerdotes granadinos mártires de Cristo que serán beatificados el 25 de marzo. La exposición se titula “Sangre, sudor y lágrimas. Los mártires de Granada beatificados en Almería” y podrá visitarse gratuitamente de lunes a viernes, de 10 a 13:30 horas.

Paqui Pallarés