Imprimir esta página

El Obispo clausura el Año Jubilar Nazareno

La celebración tuvo lugar el pasado sábado, 16 de febrero, en el templo de San Francisco.

El Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, clausuró el pasado sábado el Año Jubilar del Nazareno de Priego de Córdoba celebrado con motivo del 425 aniversario de la fundación de la Hermandad. El pastor de la Diócesis fue recibido a las puertas del templo jubilar de San Francisco, por algunos miembros de la junta de gobierno de la Hermandad del Nazareno de Priego y el consiliario y párroco de Nuestra Señora de la Asunción, Ángel Cristo Arroyo.

El Obispo presidió la eucaristía que fue concelebrada por numerosos sacerdotes de la localidad. También participaron en la celebración, los niños de la Scola Pueri Cantorum de la Catedral de Granada. Además asistieron el alcalde y los miembros de la corporación municipal, la delegada de Fomento, cultura y patrimonio de la Junta de Andalucía, distintas autoridades académicas y militares, junto con el presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, el consejo parroquial, religiosos, etc.

“Dichoso este pueblo de Priego que ha puesto su confianza en Jesús Nazareno”. Con estas palabras comenzaba su homilía, Mons. Demetrio Fernández, quien también reflexionó sobre el verdadero camino de la felicidad que se consigue teniendo a Jesús en el centro de nuestras vidas. Asimismo, el prelado recordó los momentos que se han vivido en este Año Jubilar y cómo Priego de Córdoba se había convertido en el epicentro de muchísimas peregrinaciones de nuestra diócesis. Terminó subrayando que la puerta santa no se cierra al igual que “nunca se cierra el corazón de Cristo, siempre estará abierta la puerta de su misericordia”.