Cardenal Omella: “El amor es el centro de nuestra actividad apostólica” Destacado

El cardenal arzobispo de Barcelona, Mons. Juan José Omella, ha dedicado la homilía en la festividad de San Juan de Ávila al clero secular cordobes al que ha animado a poner el “amor en el centro de toda actividad apostólica, porque no existe mejor plan pastoral que el amor” y les ha deseado fuerza, alegría y paz para afrontar la labor pastoral porque “el Señor te eligió a ti y a mí, por lo que damos gracias”.


Además, Mons. Omella ha pedido a los sacerdotes diocesanos que se dejen interpelar por Dios y ante el balance de su ministerio, se pregunten: “¿He sabido encarnar el sacerdocio de Cristo?”. Al hilo de esto, les ha recordado que “estamos llamados a llevar a Dios en el corazón”, lo que nos permite “alcanzar la paz y la felicidad”. Finalmente, ha animado al clero diocesano a vivir en la esperanza porque “el amor siempre produce frutos” y les ha ofrecido seguir siendo ejemplo de entrega “valiente y generosa”.

Antes de culminar la celebración, el cardenal ha tenido un recuerdo para los sacerdotes fallecidos en este último año (un total de doce) y ha felicitado a los ocho sacerdotes que este año cumplen 25 y 50 años de ministerio sacerdotal. Mientras que el Obispo, ha agradecido la presidencia de la eucaristía en la basílica donde se custodian los restos mortales del Santo avilista al propio cardenal.

Año jubilar para San Juan de Ávila, que será “Hijo Adoptivo” de Montilla
En el día del clero secular español, el obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, ha comunicado la solicitud al Papa Francisco de un Año jubilar en 2019 para este Doctor de la Iglesia; una petición a la Santa Sede porque “la memoria de nuestros santos nos hacen bien y nos dan esperanza para el futuro”.

Además, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, ha anunciado el Decreto por el que se inicia el expediente para distinguir a San Juan de Ávila como “Hijo Adoptivo” de Montilla, ciudad que habitó en los últimos quince años de su vida. Esta distinción quiere reconocer la vida y la obra de San Juan de Ávila justamente en el año que viene al cumplirse 450 años de su muerte.

Asimismo, el obispo de Córdoba ha recordado que en el primer Año jubilar celebrado en 2012, Montilla registró la visita de 80.000 personas buscando indulgencia, algo que repercutió muy positivamente en el municipio.

Y es que tanto el cardenal como el obispo de la Diócesis, han sido recibidos esta mañana al llegar a Montilla por el pleno de la corporación municipal y, tras recordar al alcalde y concejales la necesidad de entendimiento y colaboración entre los partidos, el arzobispo de Barcelona ha firmado en el libro de honor del municipio. Posteriormente, éste ha sido conducido a la casa donde San Juan de Ávila vivió los últimos quince años de su vida. Tras unos momentos de oración junto al obispo de Córdoba, el vicario general de la Diócesis y el rector de la basílica de San Juan de Ávila, ha recorrido las dependencias de ésta conociendo así el lugar donde murió el Santo Maestro en el año 1569 tal día como hoy.

Presencia del clero cordobés
Para culminar la jornada, el clero cordobés se ha concentrado en el teatro Garnelo de la localidad donde Mons. Juan José Omella ha ofrecido una conferencia centrada en la Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium”, en la que ha defendido ante los sacerdotes diocesanos que las parroquias son “oasis de fraternidad” y ha ahondado en la idea del Papa Francisco de la vigencia de las Iglesias porque “no están caducas”, ya que las personas necesitan hablar y “tenemos que escucharlos”.

Asimismo, el cardenal ha instado al clero diocesano a que “tengan una visión positiva del mundo de hoy”, y además, ha insistido en promover en la sociedad un “sentido de amor” porque la gente “tiene hambre de una sociedad nueva”.