Tus buenas obras pueden cambiar miradas

Como cada año, haciendo coincidir con la Solemnidad del Corpus Christi, Cáritas Diocesana de Córdoba celebra la campaña del día de la Caridad, que en esta ocasión lleva por lema: "Tus buenas obras pueden cambiar miradas". Desde Cáritas queremos de nuevo manifestar nuestro agradecimiento más profundo a los más de 1700 voluntarios de las 167 parroquias que cada día muestran el rostro de la Iglesia en salida, siempre al servicio de las personas más vulnerables de nuestra sociedad, con sus manos cargadas de buenas obras que cambian miradas. Mujeres y hombres que optan por vivir desde la entrega, la generosidad, la solidaridad y el servicio a quienes los necesitan. Ellos son el alma de Cáritas. Hoy es su día, el día de la Caridad.

La lenta recuperación económica

Todavía, en 2017, se dejan sentir los devastadores efectos de la crisis económica que hemos sufrido en estos últimos años. Como nos indican los informes de la Fundación FOESSA (Análisis y perspectivas 2016: Expulsión social y recuperación económica), la crisis no ha sido neutral ni ha afectado a todos por igual, y la recuperación económica está revistiendo un marcado carácter contracíclico: ante periodos de recesión económica, la pobreza aumenta rápidamente; sin embargo, en fases de crecimiento no desciende en la misma medida e, incluso, permanece estancada. Las personas a las que acompañamos en Cáritas, entre las que destacan las mujeres, en un fenómeno constante de feminización de la pobreza, fueron las primeras en sentir la dureza de una crisis económica que aún era negada en sus primeros años (en el año 2007, por ejemplo, la exclusión social de la población española era del 16,3% y afectaba a más de 7,3 millones de personas) y serán los últimos en experimentar los buenos datos de la recuperación económica. La pobreza en Córdoba se hereda, aquellas personas que han vivido su primera etapa vital dentro de un hogar en pobreza tienen un riesgo grave de sufrir problemas económicos y situaciones de pobreza en su vida adulta. En nuestra sociedad tener hijos constituye uno de los factores de mayor riesgo para encontrarse en situaciones de pobreza y exclusión social. Desde Cáritas, una vez más y con la imagen corporativa de la campaña de este año, queremos denunciar esta transmisión intergeneracional de la pobreza, y exhortar a practicar un estilo de vida que nos lleve a ser agentes de transformación de nuestra sociedad, en nuestras Parroquias, en nuestros barrios, en todos los ámbitos, personales, laborales, familiares, y en todos los espacios donde convivimos con otros.

Las buenas obras... desde las Parroquias

Nuestra principal actividad se produce siempre a través de la generosidad y entrega de las 167 Cáritas Parroquiales, que constituye nuestra gran red de ayuda, extensa y cercana, de apoyo para las personas en situaciones de exclusión y vulnerabilidad. Desde las Cáritas Parroquiales, estimamos que en el año 2016 hemos podido atender a cerca de 30.000 familias en toda la provincia, con una inversión total que supera el millón de Euros. Desde su servicio de acogida y ayuda, sus más de 1.700 voluntarios han dado respuesta a las principales demandas que se les presentaban (alimentación, empleo, vivienda, gastos de farmacia, formación, transporte…), siempre haciéndose cercanos a las personas, reivindicando su dignidad, buscando con ellos respuestas a sus necesidades y descubriendo sus potencialidades. El perfil mayoritario de las personas que acuden a nuestras Cáritas Parroquiales son mujeres, de edades jóvenes, manteniéndose el aumento de personas desempleadas que acuden ante el agotamiento de las prestaciones sociales y parados de larga duración, situación que es especialmente crítica en los márgenes del desempleo juvenil o en los sectores de 55 o más años.

Cambiando las miradas... desde los Servicios Generales de Cáritas Diocesana

En el pasado año 2016, los Servicios Generales de Cáritas Diocesana, a través de sus proyectos de atención a personas en situación de vulnerabilidad social, empleo y atención a personas sin hogar, pudo ayudar a un total de 8076 personas, lo que supuso una inversión de 3.621.020,46 € en programas de intervención social. Entre estas acciones, cabe destacar el esfuerzo en los programas de empleo (acompañamiento, orientación, intermediación e inserción sociolaboral), a través de los que se han acompañado a 1153 personas, de las cuales 180 fueron contratadas. Esta tarea se llevó a cabo, principalmente, a través de nuestra empresa de inserción socio-laboral SOLEMCCOR, que realizó una inversión de 1.872.299,05 €. Si sumamos la inversión total, Cáritas Diocesana de Córdoba (Cáritas Parroquiales, Servicios Generales y SOLEMCCOR) ha dedicado cerca de 5,5 millones de Euros a las personas que sufren riesgo o situación de pobreza y excusión en nuestra provincia. Toda esta actividad se desarrolla sin menoscabo de nuestra cooperación internacional con las Cáritas del Sur, colaborando con proyectos internacionales en Tánger, Jerusalén o Picota (Perú), además de las ayudas a emergencias ante catástrofes naturales, hambruna, guerra o epidemias (Siria y Oriente Medio, Perú, Nepal, Ecuador o el Sahel).

TUS BUENAS OBRAS PUEDEN CAMBIAR MIRADAS
Tú eres el ángel de muchos
Si quieres hacerte socio/a de Cáritas ¡Llámanos! 957 47 09 21.
Ayuda/participa/dona…
www.caritascordoba.es