Mons. Lorca preside la misa de inicio de curso del Instituto Teológico de Murcia

“El futuro de la fe está en vuestras manos, no permitáis que después de estos años de formación os volváis indiferentes, porque Dios no os ha llamado para eso”. Así se dirigía el Obispo de Cartagena a los futuros teólogos que se forman en el Instituto Teológico de Murcia (ITM) de la Orden Franciscana Menor durante la Misa del Espíritu Santo con la que ayer se iniciaba el curso. En la celebración participaron el Ministro Provincial, Juan Carlos Moya; el director del ITM, Miguel Ángel Escribano; el director del Instituto Teológico San Fulgencio, Juan Carlos García Domene; el Delegado Episcopal de Enseñanza, José Ruiz; así como los franciscanos de la comunidad de La Merced y profesores del ITM. Entre los fieles, religiosos, religiosas y laicos que se forman en el centro.

“Es un gozo estar entre vosotros iniciando este curso. El teólogo (“aquel que sabe de Dios”) debe estar impregnado de la Palabra de Dios”, les dijo Mons. Lorca, animándoles además a que este nuevo curso sea una oportunidad para acercarse al corazón misericordioso de Dios. Recordó, también, que este año invita a toda la Iglesia diocesana a enraizarse en Cristo, que “es quien da sentido a nuestra vida”.

El Obispo recordó la importancia de vivir con coherencia la fe, para lo que es necesaria la oración constante; reflexionar la Palabra de Dios para que llegue a lo hondo del ser; y ser buenos administradores de los talentos recibidos de Dios. “Si uno está lleno del Espíritu Santo tiene mucho que decir, si no es así es necesaria una revisión de vida”, les dijo.

Tras la celebración en la iglesia de La Merced, tuvo lugar el acto académico en el salón de actos del ITM donde el profesor Pedro Riquelme Oliva (OFM), académico de número de la Real Academia de Historia Alfonso X de Murcia, impartió la lección inaugural con el título “Política religiosa en el franciscanismo de Murcia (siglo XIX)”. Al final del acto se entregaron los títulos de los estudios realizados el año pasado.