La Región de Murcia se engalana para recibir al Corpus Christi Destacado

Las calles y plazas de numerosos municipios de la Región de Murcia se engalanaron ayer con altares y alfombras de papel, sal y flores, para recibir a Jesucristo Sacramentado en las diferentes procesiones del Corpus.

A las 9:30 horas comenzó la Eucaristía en la Catedral, presidida por el Obispo de la Diócesis de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, junto al Arzobispo emérito de Burgos, Mons. Francisco Gil Hellín, y concelebrada por una veintena de sacerdotes. Participaron en la celebración los tres seminarios diocesanos: Menor de San José, Mayor de San Fulgencio y el Misionero Redemptoris Mater. La Catedral se llenó de fieles entre los que se encontraban un centenar de niños que este año han recibido su Primera Comunión acompañados por sus familiares.

“Hoy es un día de amor fraterno, el día de la caridad”, explicó el Obispo de Cartagena, destacando así la importancia de esta solemnidad que se viene festejando desde el siglo XIII. Una jornada en la que “celebramos la presencia de Jesús en medio de nosotros”, dijo Mons. Lorca. En esta fecha señalada, el Obispo pidió “orar por los demás en lugar de por nosotros mismos” e invitó a hacer vida la caridad. “Hoy será una oportunidad para actualizar nuestra fe. Celebremos la presencia de Jesús en medio de nosotros”.

Tras la misa, comenzó la solemne procesión en la que Jesús Sacramentado fue portado en la custodia de plata del siglo XVII, realizada en los talleres de Montalto de Toledo. Multitud de fieles esperaban a la puerta de la Catedral la salida del Corpus Christi, recibiéndolo con aplausos para unirse tras el cortejo y acompañarlo por las calles de la capital sobre una alfombra de flores y romero.

El olor a incienso impregnó el recorrido en el que se instalaron altares en diferentes puntos del trayecto. Los niños, que este año han recibido por primera vez la Comunión, pusieron la nota de alegría con sus cantos, seguidos del paso del Niño de Jesús Perdido. Participaron también en la procesión algunas comunidades de religiosas, así como representantes de la Federación de Peñas Huertanas, de diferentes asociaciones de fieles y de las cofradías murcianas, entre otros.

Por la tarde, Mons. Lorca presidía la Eucaristía en la parroquia de Santa María de Gracia de Cartagena. Al finalizar, partió la procesión del Corpus hasta la Basílica de la Caridad, donde se incorporaron los niños y niñas de Primera Comunión. La procesión se recogió de nuevo en el templo parroquial de Santa María de Gracia.