Mons. Juan Antonio Reig Plà ha sido nombrado Obispo de Alcalá de Henares

Es obispo de Cartagena desde el año 2005.La Sede de Alcalá está vacante tras el traslado de Mons. D. Jesús Esteban Catalá Ibáñez a la Diócesis de Málaga.
La Nunciatura Apostólica en España comunica a la Conferencia Episcopal Española (CEE) que a las 12,00 horas de hoy, sábado 7 de marzo, la Santa Sede ha hecho público que el Papa Benedicto XVI ha nombrado Obispo de Alcalá de Henares a Mons. D.  Juan Antonio Reig Plà, en la actualidad Obispo de Cartagena.

La diócesis de Alcalá de Henares está vacante por traslado de Mons. D. Jesús Esteban Catalá Ibáñez a la sede de Málaga. El nombramiento tenía lugar el 10 de octubre de 2008 y la toma de posesión el 13 de diciembre del mismo año. Dos días después, el Colegio de Consultores elegía al Vicario General, el sacerdote Florentino Rueda Recuero, como Administrador Diocesano de la sede complutense.

Mons. Reig Plà,  especialista en Teología Moral y en Pastoral Familiar


Mons. Reig Plà nació el 7 de julio de 1947 en Cocentaina (Alicante), perteneciente a la diócesis de Valencia. Cursó estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de Valencia, donde obtuvo el Bachillerato en Teología en 1970. Es Licenciado en Sagrada Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca (1973) y Doctor en Teología Moral por la Pontificia Universidad Lateranense de Roma (1978). Fue ordenado sacerdote en Valencia el 8 de julio de 1971.

Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis de Valencia, donde compaginó el trabajo pastoral con la docencia como profesor de Teología Moral y como especialista en Pastoral Familiar. Durante tres años, de 1971 a 1973, fue coadjutor de la Parroquia de San Juan Bautista de Manises. De 1973 a 1976 se trasladó a Roma como Becario de la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat. De nuevo en Valencia fue, de 1976 al 1979, Prefecto de Filosofía en el Seminario Mayor de Moncada y Rector del Seminario Mayor La Inmaculada de 1979 a 1985, año en que fue nombrado Párroco de San Mauro y San Francisco de Alcoy y Vicario Episcopal de la zona Alcoy-Onteniente, donde permaneció hasta el año 1989. Desde este último año y hasta 1996 fue canónigo Penitenciario de la Catedral de Valencia y Delegado Episcopal de Pastoral Familiar, desde 1990 hasta 1996.

Además, de 1991 a 1996, fue Presidente de la Comisión Diocesana para la Defensa de la Vida, Consiliario del Instituto Social Empresarial del Arzobispado de Valencia y experto de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida. Es, desde 1994, Vicepresidente-Decano del Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia (Sección Española). Fue socio fundador de la Sociedad Valenciana de Bioética,  de 1994 a 1996. 

Obispo de Cartagena desde el año 2005

El 22 de febrero de 1996 fue nombrado Obispo de Segorbe-Castellón y recibió la ordenación episcopal el 14 de abril de 1996. El 24 de septiembre de 2005 se hacía público su nombramiento como Obispo de Cartagena, diócesis de la que tomó posesión el 19 de noviembre. En la Conferencia Episcopal Española preside, desde 1999, la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida y es el Vicepresidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar. Además, es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe.

Madrid 7 de marzo de 2009

Diócesis de Cartagena

Su origen no está documentado. Los nombres de los obispos de Cartago Nova y Bigastro testimonian la temprana cristianización y prosperidad de esta Iglesia. San Isidoro y San lldefonso alaban la notable colección de obras célebres de autores eclesiásticos existente en Cartagena, especialmente cuando regentaba la diócesis Liciniano. Creemos, con García Villada, que la diócesis debió desaparecer en el siglo VII.

Desde la ocupación de la ciudad por los castellanos, en 1243, existe el culto a la Virgen de la Arrixaca, que durante siglos sería patrona de Murcia. Alfonso X en 1250, confirmándolo en 1255, dotaba la Iglesia de Cartagena con cuantiosas rentas, a lo que agregó después privilegios, casas, heredades y diversas mercedes. Inocencio IV en 1250 restauraba la diócesis de Cartagena y en el mismo año, ante las disputas de Toledo y Tarragona, la declaró exenta y dependiente directamente de la Santa Sede.

En su organización se atuvo a la constitución de la Iglesia de Córdoba, ad similitudinem ecclesiae cordubenisis, su primer obispo Pedro Gallego. En 1266 se delimitaba por Alfonso X la diócesis con iguales términos que había tenido anteriormente. Necesidades de todo orden obligaron a trasladar la capitalidad a Murcia (bula, 1289; orden real, 1291). El estado de exención de la diócesis desapareció en 1492 al crearse el arzobispado de Valencia, del que quedó sufragánea por disposición de Alejandro VI. En 1501 se erigía la catedral de Orihuela, con el mismo prelado, hasta 1564 en que Pío IV creaba la nueva sede de Orihuela. También en este año y por esta causa, Cartagena se incorporaba a la metropolitana de Toledo.

D. Sancho Dávila en 1594, erigió el seminario de San Fulgencio. El concordato de 1851 determinaba que la silla de Cartagena quedara como sufragánea de Granada. El 2 XI 1949, se creaba el obispado de Albacete, y con la posterior desmembración del Arciprestazgo de Villena, que pasa a la Diócesis de Orihuela-Alicante (25-VI-1954), y el de Huércal Overa, que pasa a la Diócesis de Almería (10-VI-1957), la Diócesis de Cartagena quedó reducida a los límites de la Provincia de Murcia, hoy Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas