Tierra de Todos ayuda a los niños a “crecer en dignidad” Destacado

La Fundación Centro Tierra de Todos, dependiente del Obispado de Cádiz y Ceuta, presentó en el día de ayer los resultados del proyecto que lleva desarrollando desde el pasado mes de octubre con niños y niñas de los barrios populares de Cádiz, Creciendo en Dignidad, Creciendo Felices.


Con más de medio centenar de participantes, el proyecto, en el que colaboran el Ayuntamiento de Cádiz, la Fundación Cajasol y la Fundación Bancaria La Caixa, está enmarcado en el programa de lucha contra la pobreza infantil de la Fundación Save The Children.
Así, se trabaja con niños y niñas con edades comprendidas entre los 9 y los 17 años, derivados de familias que tienen dificultades para acompañar a sus hijos en las labores escolares, y en las que se detectan una falta de normas y autoridad de los padres.
El proyecto lleva a cabo un seguimiento personalizado de los menores que se consigue a partir de la información recogida por la maestra, la educadora social y la información facilitada por los propios niños. La acción está focalizada en el apoyo escolar, ocio y tiempo libre, acompañamiento a las familias y un campamento urbano de verano. Muchos de los talleres realizados en el espacio de tiempo libre y ocio se centran en las necesidades de los participantes.
El director de la Fundación Tierra de Todos, Gabriel Delgado, aseguró durante la presentación que “Tierra de Todos es un centro que pone en primer lugar a la persona, los derechos de ella y su dignidad. La pobreza infantil se enmarca dentro de la pobreza que sufre Andalucía, en la que la provincia de Cádiz ocupa el segundo lugar. Según los últimos datos el 41% de la población infantil en la provincia está en riesgo de pobreza”. Por todo ello, instó a las administraciones públicas y privadas a actuar para paliar esta situación.
Con Creciendo en Dignidad, Creciendo Felices se ha conseguido una mejora del rendimiento académico escolar del 80% de los niños y niñas de primaria, y del 75% de los de secundaria y bachillerato. Una mejora en los hábitos de estudio y técnicas de estudio del 83%, así como un mayor interés y motivación por el estudio del 80% de los participantes.
El 90% de los niños se sienten satisfechos con las actividades, trato, acompañamiento y ayuda prestada durante el programa. El 85% ha mejorado las habilidades sociales para la convivencia, y más del 80% ha mejorado en la valoración e interés por una vida sana y unos hábitos saludables. Por su parte, las familias van mostrando mayor interés por el desarrollo educativo de sus hijos y van participando cada vez más en las actividades propuestas desde el proyecto.