“La Virgen nos llama a vivir fuertemente la fe, que es la esencia de la santidad”

La ciudad de Cádiz renovó un año más el voto con su Patrona y Alcaldesa Perpetua, la Virgen del Rosario. La Iglesia de Santo Domingo de la capital gaditana acogió, la mañana del 7 de octubre la Solemne Función del Voto, presidida por el obispo de Cádiz y Ceuta, Mons. Rafael Zornoza Boy.

El deán de la Catedral de Cádiz, Ricardo Jiménez, renovó el voto ante la ausencia, por tercer año consecutivo, de algún miembro del equipo de gobierno municipal. El padre Ricardo pidió a la Virgen “no dejar caer en el olvido las oraciones de sus hijos”. Asimismo, presentó ante Nuestra Señora del Rosario los sufrimientos y esperanzas de todos los gaditanos, pidiendo en primer lugar el “don de la fe”. “Necesitamos creer, cuando un hombre pierde la fe pierde el sentido de su vida”.

De otro lado, el deán de la Catedral se acordó de las familias y las crisis que sufren. De la misma manera, pidió por los necesitados, los enfermos, los que sufren pobreza y marginación, los inmigrantes, los presos, las personas que no tienen trabajo, las familias que se plantean abortar…

Por último, Jiménez Merlo pidió, especialmente, por los gobernantes políticos de Cádiz, “para que busquen nuevos caminos que recuperen nuestra grandeza. Los valores que hicieron grande esta ciudad siempre fueron la libertad, la justicia, el amor a la patria y la fe; que no queden como reliquias del pasado”.

Por su parte, el obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Mons. Rafael Zornoza Boy, destacó la importancia de Nuestra Señora del Rosario durante le Año Jubilar Diocesano que acaba de ser clausurado. “La Virgen ha estado en el centro de este Año Santo. María ha visitado a su pueblo y ella se ha hecho portadora de la Gracia de Dios. Nuestra historia demuestra que su presencia ha sido siempre un auxilio eficaz y un recurso amoroso en todas nuestras dificultades”.

Mons. Zornoza afirmó que “debemos agradecer en esta fiesta todos los bienes recibidos con una gran conciencia de que Dios es bueno con nosotros y que entra a formar parte de nuestra vida”.

El obispo de Cádiz y Ceuta expresó que “tenemos una madre que toca nuestras conciencias y renueva nuestra vida. El Señor espera de nosotros una respuesta de discípulos, de santos. Acojamos las armas de la fe y busquemos la protección y la ayuda de Dios”.

Tras la ceremonia llegó el momento de la ofrenda floral de la ciudad de Cádiz. A las 18.00 horas tendrá lugar la procesión de la Virgen del Rosario por las calles del casco antiguo de la ciudad.