Cristo Resucitado renueva nuestra Iglesia Diocesana

Nuestra Iglesia de Cádiz y Ceuta sigue dando muestra de que está viva, se renueva mediante los sacramentos y fortalece su fe.


Una vez más quedamos sobrecogidos por la inmensa grandeza de Dios que sigue derramando su gracia a todos; y nos llama a descubrirlo como Padre, mediante su Hijo Jesucristo, a través de su Espíritu Santo que actúa en todos nosotros.

La Vigilia Pascual, celebrada en la Santa y Apostólica Iglesia Catedral de Cádiz, acogió a los cinco catecúmenos que fueron admitidos por Mons. Zornoza, Obispo de Cádiz y Ceuta, para recorrer un proceso catecumenal con varios catequistas/acompañantes, cristianos maduros en la fe, para llevar adelante la preparación necesaria que establece el itinerario marcado por el RICA (Ritual de Iniciación Cristiana de Adultos).

Una celebración rica por los diversos ritos y sacramentos que se realizan, y a la que asistieron junto a los catecúmenos y sus familiares y amigos las siguientes comunidades del Camino Neocatecumenal (3º de San Pedro y San Pablo de San Fernando. 2º de Santísima Trinidad de Chiclana de la Frontera. 5º de San Pedro y San Pablo de San Fernando. Así como sus niños de sus respectivas comunidades).

El momento más importante, por su significado y emotividad ha sido el bautismo de 5 adultos, junto a dos recién nacidos. Después de recibir el Sacramento del Bautismo, los 5 catecúmenos adultos han recibido el sacramento de la Confirmación, junto a dos adultos de las comunidades. El momento culmen de la Iniciación Cristiana, ha venido con la participación en la Eucaristía “primera comunión” de los 5 adultos bautizados, bajo las dos especies sacramentales, Pan y Vino.

En este camino hacia la Pascua, culmen de la celebración, se han mantenido encuentros de profundización y retiros/convivencias para compartir la fe. Los catequistas/acompañantes de Adultos han sido lo más bendecidos por Dios, como manifestaban “Hemos dado a conocer a Jesucristo, pero Él se nos ha dado a conocer más plenamente en estos adultos”.

Otros adultos continúan un año más en el proceso catecumenal acompañados por sus catequistas/acompañantes.

Es conveniente que, por parte de todos, cuando se presenten casos en nuestras parroquias, se vayan dando pasos para la institución progresiva del Catecumenado de Adultos en nuestra Diócesis, facilitando información, compartiendo experiencias, haciendo partícipes a los otros de los logros y de las dificultades que cada uno encuentra en este camino, que en gran medida es nuevo y desconocido para muchos. Una actitud de compartir y de buscar juntos podrá facilitar la tarea y nos dará la alegría de ir construyendo entre todos esta nueva realidad del Catecumenado, que es signo de una Iglesia misionera y «en salida», como nos indica el Papa Francisco.

Desde el Secretariado de Catequesis estamos dispuestos a ofrecer la ayuda que se nos solicite, tanto a los pastores como a los catequistas que vayan a asumir esta gran misión evangelizadora como nos pide el Papa Francisco y nuestro Obispo.

Afirmaba un catecúmeno: “Tantos años viviendo sin Dios, y Él ha salido a mi encuentro”. “He empezado a comprender, como debe vivir un cristiano; pero lo más importante es que mi vida ha cambiado por completo”.

Otra catecúmena: “Estoy agradecida a mi familia, a mi catequista. Me han acompañado en este tiempo y me ha ayudado mucho”.