“Es necesario que los cristianos manifestemos en público nuestra fe”

El obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Mons. Rafael Zornoza Boy, presidió, la mañana del domingo 18 de junio, en la S.A.I. Catedral de Cádiz, el Solemne Pontifical con motivo del Corpus Christi. Este año, como novedad, volvieron a procesionar los Patronos, San Servando y San Germán, tras veinticuatro años sin hacerlo.

Ante una Catedral llena de fieles, en una ceremonia a la que asistieron distintas autoridades civiles y militares de la ciudad, el obispo diocesano aseguró que “el esplendor del Corpus debe ser el esplendor de la adoración, el brillo de la caridad y del amor fraterno, la entrega y el servicio, la solidaridad con los pobres y afligidos, la fiesta de la comunión eclesial, de la reconciliación, la donación gratuita de lo que somos hacia los que nos necesitan”.

 

Así, Mons. Zornoza afirmó, que en el día del Corpus los cristianos celebramos la presencia de Cristo real en la Eucaristía. “La Eucaristía es el medio privilegiado para edificar la Iglesia. Lo primero y principal que contiene la Eucaristía es el mismo Cristo, que no sólo nos da la gracia propia del sacramento, sino que además nos da al mismo autor de la gracia. En segundo lugar, en la Eucaristía se nos da a la víctima que se inmola, el sacrificio de la cruz, participando así en el sacrificio eucarístico. En tercer lugar, este sacramento se nos da a modo de comida y bebida, que hacen sustentar, hacer crecer, reparar y deleitar nuestras almas”.

 

Además, el prelado hizo referencia al 150 aniversario de Nuestra Señora del Rosario como Patrona de Cádiz. “Pidamos a la Virgen en su aniversario, que fue quien dio su carne a Jesús, comprender, como ella, de qué forma es ese Jesús que es vida y nos da vida a través de la Eucaristía”.

 

Una vez finalizado el Solemne Pontifical tuvo lugar la Solemne Procesión del Stmo. Corpus Christi en la Custodia de “El Cogollo”, que recorrió la Plaza de la Catedral, Santiago, Plaza Candelaria, Cardenal Zapata, Plaza San Agustín, San Francisco, Nueva, Plaza San Juan de Dios, Pelota y regreso a la Plaza de la Catedral. En ella participaron distintos colectivos de la Iglesia gaditana, al igual que los niños de Primera Comunión, que celebraron la Eucaristía en la Iglesia de Santiago.

 

Durante la procesión se pudieron ver los seis altares dispuestos para este año a lo largo de todo el recorrido.