Los seminaristas recorren la diócesis en la Campaña del Día del Seminario Destacado

Como cada año en torno al 19 de marzo, Día del Seminario, los seminaristas recorren durante estos días colegios y parroquias para compartir su experiencia con jóvenes y mayores.


Los seminaristas recorren estos días institutos, colegios y parroquias dentro de la Campaña anual del Día del Seminario. Durante estas jornadas comparten con todas las personas su vida, sus inquietudes y su entrega al Señor.

Especialmente en los institutos y colegios son muchas las preguntas que chicos y chicas realizan a estos jóvenes que han entregado su vida entera al Señor.

Entre los lugares que han contado con la presencia de los seminaristas durante este fin de semana, se encuentra la Parroquia de Santa María del Saladillo, en Algeciras donde, además de la presentación y testimonio de los seminaristas, relizaron unos momentos de Adoración eucaristica junto a los fieles de la parroquia.

También visitaron el colegio de Nuestra Señora de los Milagros de las Hijas de la Caridad en Algeciras donde respondieron a las cuestiones planteadas por los alumnos. También en Barbate, el Instituto Torre del Tajo recibió la visita de Gabriel Mourente, que ayudó a los alumnos a comprender la importancia de la Iglesia en la sociedad. La implicación de los cristianos desde el servicio, la atención a los más necesitados… y sobre todo la importancia de la fe para afrontar las dificultades que la misma vida nos ofrece a diario.

Asimismo, explicó a los alumnos que en su vida, despues de haber terminado los estudios de licenciatura en Ciencias Química y realizar los estudios para obtener el Doctorado, se planteó la posibilidad de entrar en el Seminario y que uno de los momentos más fuertes fue su participación en las Jornadas Mundiales de la Juventud.

El próximo 19 de marzo la Iglesia celebra el Día del Seminario, que este año tiene como lema "Cerca de Dios y de los hermanos". En su reflexión teológico-pastoral, la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades destaca que "El encuentro de corazón a corazón ilumina la vida con el amor de Dios: hay un encuentro personal y hay una luz que ilumina y arrebata, solamente entonces uno acepta con fe lo que el Señor le manifiesta, esto es lo que marca una vida. Hay que aprender a mirar a cada hombre desde el Corazón de Dios, con esa actitud y con esa mirada correspondiente al amor de Dios".