Monseñor José Mazuelos pide a las religiosas y los religiosos que mantengan la ilusión “de sus primeros amores con Dios”

La Jornada de la Vida Consagrada reúne, en la iglesia de la Santísima Trinidad, a representantes de todas las comunidades con monasterio en la Diócesis.

Las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús han recibido en su iglesia de Santísima Trinidad a religiosas y religiosos de todas las comunidades con monasterio en Asidonia-Jerez para la celebración de la Jornada de la Vida Consagrada cuya eucaristía ha presidido monseñor José Mazuelos Pérez.

El obispo ha recordado el sentido de la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo, popularizada con el nombre de la Candelaria, y la realidad de un Dios cercano que también se hace patente en la vida consagrada de estas mujeres y hombres entregados a la oración y el servicio al prójimo a través de los diversos carismas.

En su homilía, el pastor asidonense ha subrayado de entre los votos el de la obediencia y su sentido en la vida en los conventos. Ha pedido a las religiosas y religiosos que mantengan la ilusión “de sus primeros amores con Dios” y que lo transmitan saliendo también, como invita el Papa Francisco, a las periferias existenciales.