Cáritas diocesana inaugura su tienda "Cuatro corazones"

Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez ha puesto en marcha, a través de su empresa de inserción "Casa Común S.L", su tienda "Cuatro Corazones" donde se podrán adquirir productos de agricultura ecológica, ropa y calzado fruto de la reutilización textil, así como muebles y objetos de decoración restaurados, todos ellos asociados a sus proyectos. La tienda abrirá oficialmente al público el próximo 25 de octubre.

Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez continúa apostando por la economía social como una forma alternativa de economía cuyo centro es la persona. De este modo, hoy ha inaugurado su tienda bajo el nombre "Cuatro Corazones" y para ello, han estado presentes monseñor José Mazuelos, obispo de la diócesis de Asidonia-Jerez, Manuel Bretón, presidente de Cáritas Española, Mariano Pérez de Ayala, presidente de Cáritas regional de Andalucía, Francisco Domouso, director de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez y Francisco Camas, delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Jerez.

Para comenzar, Francisco Domouso ha explicado que "esta es la primera tienda que vamos a abrir en la Diócesis y es un compendio de nuestros proyectos, que se insertan en la empresa de inserción que hemos creado, "Casa Común S.L" y ha añadido que "son proyectos que sirven para reconstruir y relanzar a las personas en su inserción en la vida laboral, y por tanto, social". De este modo, la empresa Casa Común S.L aglutina a los proyectos de reutilización textil (Arropa), restauración de muebles (Insertarte) y agricultura ecológica (La Jara). Domouso también ha añadido que "quisimos que Casa Común fuera una S.L porque consideramos que tenemos que trabajar desde la lógica mercantil pero no desde el afán de lucro, sino desde el principio de la fraternidad". Finalmente, Francisco Domouso ha puesto énfasis en que "defendemos que es posible desarrollar experiencias significativas como ésta en el ámbito del empleo, a través del apoyo a fórmulas de economía solidaria, y por tanto, ofrecer respuestas integradoras a todos aquellos que el sistema arroja a las periferias".

A continuación, Mariano Pérez de Ayala, haciendo referencia a Benedicto XVI, ha insistido en la importancia de "dar respuestas acordes a los nuevos problemas o realidades sociales, como lo hace este proyecto". También ha destacado que "reúne tres aspectos importantes, ya que se enfoca en la inserción a través del empleo, busca ayudar a las personas pero dignificándolas y está vinculado a una nueva economía que se basa en la austeridad y el consumo responsable".

Manuel Bretón, en su intervención, ha comenzado afirmando que "la economía solidaria es para Cáritas una línea de trabajo prioritaria que se traduce en una inversión de más de 70 millones de euros a nivel nacional". A continuación ha explicado que, por ello, "para Cáritas cada iniciativa de economía solidaria, como esta tienda, es el mejor testimonio de que es posible realizar una actividad económica sostenible, con principios de solidaridad, justicia y que plantea el beneficio económico como un medio al servicio de las personas". Finalmente, ha afirmado que "sé que estos cuatro corazones cambiarán la vida de muchas personas, sembrarán esperanza y compromiso en otros tantos".

Paco Camas también ha tenido palabras de ánimo y de felicitación por este nuevo proyecto y ha pedido solidaridad para que iniciativas así puedan continuar. Asimismo, monseñor José Mazuelos ha bendecido la tienda y ha afirmado que "aunque somos una Diócesis pequeña nos lanzamos en este proyecto y bendeciremos esta tienda para que el Señor siga ayudándonos a que se muevan los corazones de las personas y sigan siendo generosas, tanto económicamente como siendo voluntarios". También ha agradecido a la familia Bellido que ha cedido estas instalaciones su colaboración y ha concluido afirmando que "este proyecto, a través de esa economía solidaria, pretende atajar el individualismo y dignificar a las personas y abrir puertas para seguir paliando el paro que padecemos".

Por último, Guillermo Martín, Georgina Vilches y Natalia Camacho, participantes de cada uno de los proyectos, han contado en primera persona lo que ha significado y significa esta iniciativa para ellos y palabras como ilusión, oportunidad, respeto o valoración han sido constantes en su intervención. De este modo, como ha explicado Guillermo, del taller Insertarte, "alguna vez nos hemos sentido desechados como los muebles que restauramos pero con cuidado, cariño, respeto y valoración hemos sabido darnos cuenta de nuestros valores y potencialidades y ser personas auténticas y únicas e irrepetibles, precisamente como esos muebles".