“No obréis por rivalidad ni ostentación sino «considerando a los demás superiores a vosotros mismos» (Fpl 2,3)”. Destacado

La celebración del Jueves Santo en la mañana se adelantaba al Miércoles Santo con la celebración de la Misa Crismal, llamada así porque en ella el Obispo consagra el Santo Crisma y el óleo de los catecúmenos y el de enfermos.


Esta Misa, además, fue el marco en que todos los sacerdotes renovaron sus pro-mesas sacerdotales, ante el Obispo, que en nombre de la Iglesia recoge esta renovación. Este año han sido 100 los sacerdotes que han acudido a esta llamada, invitados por Mons. González Montes a participar de esta Misa tan significativa.
En su homilía el Obispo invitó “a superar esa sutil forma de mundanidad que es la «mundanidad espiritual» que se camufla incluso de fervor y de unción, pero es cesión a la vanidad y a la apariencia de santidad”. E invitaba a todos los sacerdotes presentes a “ser un ejemplo a seguir por los fieles cristianos, por vuestra aspiración humilde a la santidad. Lejos de vosotros ser delatores del yerro de los hermanos, dando curso a las sospechas fundadas en rumores que se convierten en calumnia. Lejos de vosotros la difusión interesada de los defectos y errores de los demás”.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas