Traslación de las reliquias del Beato Juan Ibáñez a Albox Destacado

En la mañana del 24 de junio, solemnidad de la Natividad de san Juan Bautista, los albojenses celebraron la traslación de las reliquias de su amado Arcipreste Mártir, el Beato Juan Ibáñez. Para tan importante acontecimiento se prepararon la víspera, con una Vigilia Martirial en la Iglesia Parroquial de la Concepción de la Loma de san Francisco. Un poco antes del mediodía, bajo un implacable sol y el incesante repique de las campanas, regresó el sagrado cuerpo a la plaza de san Francisco.


Escoltado por los voluntarios de Cáritas Parroquial, que atienden a casi quinientos necesitados desde el Hogar Parroquial que fundara el Beato Juan Ibáñez, el sagrado cuerpo fue trasladado al templo. Lo portó el presbítero albojense D. Pedro Antonio Pérez Martínez. Las cintas de honor del féretro fueron entregadas al Excelentísimo Ayuntamiento de la Villa, a los Scouts fundados por el Beato Juan Ibáñez, a la Cofradía de San Juan de la que fue Consiliario y a la Junta Parroquial que se encarga de velar por su devoción.
Los voluntarios de Cáritas Parroquial de la Concepción fueron los primeros en recibirlo, entrándolo en el Hogar Parroquial que fundara el mismo Beato para socorro de los menesterosos. En este histórico edificio, que recuperó su función original el pasado diciembre con la bendición del Obispo, se depositó el féretro bajo el retablo del Beato que pintó D. Manuel Berbel Liria. Junto a la directora de Cáritas, D. Cruz Mármol; aguardaba el Presidente de la Junta Parroquial Beato Juan Ibáñez, D. Antonio Pardo Díaz; el Hermano Mayor de la Cofradía de san Juan Evangelista, D. Leontino Rizos Najas; el Teniente – Alcalde del Ayuntamiento de la Villa, D. José Campoy; la Juez de Paz, D. María del Carmen García Morales; en representación del Grupo Scouts Centenarios 106 del Saliente, D. Natalia Carrillo Reche y la Mayordoma Mayor de la Mayordomía de Nuestra Señora del Carmen, D. Juana García Carmona.
En el templo se celebró solemnemente la Santa Misa, presidida por el Delegado Episcopal para la Causa de los Santos, D. José Juan Alarcón Ruiz. En su homilía, además de explicar el significado de la traslación de las reliquias, invitó a los feligreses a reforzar su compromiso cristiano ante el testimonio martirial del Beato Juan Ibáñez. En lugar destacado, muchos familiares del Beato y feligreses que habían recibido el bautismo de sus manos o, incluso, habían sido sus monaguillos.
Concluida la Santa Misa, el sagrado cuerpo fue trasladado a la capilla de la Resurrección. Mientras, el Coro Parroquial cantaba el himno: “Tú reinarás” que, según los testimonios, entonó el Beato Juan Ibáñez y sus Compañeros Mártires durante su último camino hacia el pozo de Cantavieja donde recibieron martirio. Tras la lectura y firma del acta de entrega, el Delegado Episcopal dirigió la oración a los Mártires de Almería. Todos cantaron el himno al Beato Juan Ibáñez y, tras incensar su sagrado cuerpo, estallaron los vítores y aplausos en homenaje suyo. Tras sellar el sepulcro, tarea que realizó don Rafael Armada y Fernández, el Delegado Episcopal trasmitió el cariñoso saludo del Obispo y agradeció a los albojenses su reiterada devoción al Beato Juan Ibáñez.
Finalmente, el Párroco de la Concepción, D. Antonio Jesús María Saldaña Martínez, dio las gracias al Prelado y al mismo Delegado Episcopal por las atenciones recibidas, emplazando a todos a encomendarse al Beato Juan Ibáñez.