Fervor en las calles de Almería en la Solemnidad del Corpus Christi Destacado

La catedral de Almería se hacía un año más epicentro de la festividad del Corpus Christi con diversos actos litúrgicos que ponían de relieve el fervor por esta tradición religiosa en la capital. Los actos litúrgicos comenzaron por la mañana, con la misa estacional celebrada en la Catedral de la Encarnación, ceremonia presidida por Mons. González Montes y a la que acudió el alcalde de Almería D. Ramón Fernández-Pacheco, en representación de la corporación municipal.

En su homilía el obispo señaló que “No podemos vivir sin agradecer este don admirable de la Eucaristía, sin adorar la presencia divina del Hijo de Dios en el sacramento más admirable, sin proyectar la experiencia de su presencia que nos llega por el ministerio de los sacerdotes”. A su término, el Santísimo quedó expuesto hasta la hora de la procesión, que se celebró por la tarde. El recinto sagrado permaneció abierto para facilitar la adoración de los fieles.

A las 18:30h, los fieles pudieron participar de la Oración de Vísperas en el templo. A continuación, se iniciaba la procesión con el Santísimo presidida por el obispo diocesano que estuvo acompañado por el Seminario diocesano, sacerdotes y religiosas además de numerosos niños de Primera Comunión. Las calles alfombradas de flores y la presencia de miles de personas en las calles completaron la bonita estampa de la jornada dominical.

La sagrada imagen transitó entre muestras de respeto y fervor por la Plaza de la Catedral, iniciando el recorrido que la llevó por las calles Eduardo Pérez, Real, Siloé, Plaza San Pedro, Ricardos, Paseo de Almería, Puerta de Purchena, las Tiendas, mariana, Plaza de la Administración Vieja, Cervantes y Plaza de la Catedral, donde se ofreció la bendición a todos los presentes.

Una Custodia con historia

La Custodia procesional es una bonita obra de orfebrería que data del año 1964. Se debe a la solicitud del Obispo Ródenas García. Salió de los talleres del señor Puigdoller, en Madrid, y está compuesta toda de plata de ley, perteneciente al estilo neobarroco. Fue estrenada en procesión hace 54 años, concretamente en el Corpus de 1964, sustituyendo entonces a la pieza de bronce de la época del Obispo Orberá, que a su vez fue regalada a la parroquia de Huércal Overa. Consta de unas andas o meseta con cuatro faroles, uno en cada esquina, diseñados según el modelo de la nave Capitana de Lepanto. El basamento del templete dispone de cuatro jarrones de flores, dos cartelas cinceladas con los nombres del Obispo y del orfebre, así como con dos escudos: el de Almería y el del Palacio Episcopal. El templete está rodeado por seis ángeles adoradores y sobre el primer cuerpo del templete hay un segundo con la estatuilla del Cordero Inmaculado sobre el libro del Apocalipsis. Y consta de un tercer cuerpo en cuyo centro va una Cruz Pectoral, coronado todo el conjunto con la estatuilla de Cristo Resucitado.