La Hermandad del Rocío de Almería camina hacia la aldea almonteña Destacado

Por trigésimo tercer año consecutivo, la Hermandad del Rocío ha iniciado ya su camino hacia la aldea almonteña, a la que llegarán el jueves. El pistoletazo de salida se dio el pasado sábado. Comenzó a las 11:00h, con la Solemne Misa de Romeros, oficiada por el consiliario, D. Esteban Belmonte. Se encargaron de amenizarla el coro rociero y los tamborileros de la Hermandad.


Tras finalizar la Eucaristía, el Simpecado fue llevado a la carreta tirada por dos bueyes, desde la que inició su tradicional recorrido por las calles de Almería, repartiendo por ellas su habitual alegría entonando cánticos rocieros.

La primera parada la realizó la comitiva en la iglesia de Santiago, para visitar a la Soledad. A Ella dedicó el coro rociero el bellísimo cántico que lleva su nombre.

San Indalecio y la Patrona
Una vez en el interior, el cortejo fue hasta la capilla de San Indalecio para despedirse del patrono de la ciudad y solicitarle la bendición y ayuda en este camino 2018.

Como es tradición, en la puerta del Lupión el grupo joven de la Hermandad hizo caer sobre la carreta una lluvia de pétalos y papelillos. Y continuó el cortejo hasta el santuario de la Patrona de Almería, la Virgen del Mar.

En la puerta esperaban a los romeros la Junta de Gobierno de la Hermandad y el nuevo prior de los dominicos, fray José Barrado, quien se dirigió a los presentes para agradecer la visita y darles la bendición en nombre de la Patrona. El coro rociero le cantó la Salve a la Virgen del Mar.

Continuó la comitiva hasta ganar el Paseo, por el que bajaron hasta llegar al Parque de las Almadrabillas. Allí realizaron la comida de hermandad y departieron sobremesa hasta las 6 de la tarde, hora en la que salieron hacia Adra, donde dormirían esta primera noche. Pernoctarán los próximos días en Paradas, Benacazón y Villamanrique para llegar al Rocío el jueves.

(La voz de Almería)