“En el trato íntimo con el Señor, se desvanecen nuestras miserias y desconfianzas, nuestras tristezas y depresiones, nuestras insatisfacciones y desesperanzas”

El clero almeriense celebra a san Juan de Ávila con las bodas de plata y oro sacerdotales.


El jueves, día 10 de mayo, fiesta de san Juan de Ávila, patrono del Clero español, el presbiterio almeriense convocado por su Obispo, Mons. González Montes, celebró la festividad con diversos actos en la Casa-Seminario “Reina y Señora” de Aguadulce.

A las 11,30 horas, con la celebración de la Santa Misa presidida por el Obispo diocesano, comenzó una jornada de oración, estudio y convivencia sacerdotal en la que ocupó lugar destacado la celebración de las bodas de plata sacerdotales del D. Rafael Rodríguez Sierra, párroco de san Francisco de Asís y capellán de la Residencia-Hogar Santa Teresa Jornet de las RR. Hermanitas de los Pobres Desamparados, y D. Francisco Ruiz Fornieles, párroco de san Pio X y Delegado episcopal de Misiones. En el mismo acto se celebró las bodas de oro sacerdotales de D. Francisco Lirola Criado, capellán de las RR. Madres Concepcionistas Franciscanas al tiempo que se recordó a D. Ildefonso Sola López, ausente de la diócesis por ejercer su ministerio como misionero en la diócesis argentina de Viedma.

En la homilía de la santa Misa el Sr. Obispo recordó la vida apostólica de san Juan de Ávila deteniéndose en su experiencia mística ante el Crucificado y glosando bellamente la homilía del beato Pablo VI en la canonización del santo Apóstol de Andalucía. En el memento de difuntos se recordó a los sacerdotes difuntos, Rvdo. D. Federico Requejo Méndez de Vigo y a D. Antonio Flores Flores, que en este año hubieran celebrado sus bodas de oro sacerdotales. Ofrecemos el texto íntegro de la homilía del obispo diocesano.

La celebración de la eucaristía tuvo como complemento la conferencia del Dr. D. Lino Emilio Díez Valladares, religioso sacramentino, párroco de Ntra. Sra. del Santísimo Sacramento y profesor en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Comillas, miembro de la asociación españoles de profesores de Liturgia, colaborador de la revista “Misa dominical” y miembro del Consejo de la revista “Phase” que versó sobre el «Sacerdote: maestro de la Liturgia» y que en su brillante exposición, partiendo del rito de ordenación, «Recibe la ofrenda del pueblo santo para presentarla a Dios. Considera lo que realizas e imita lo que conmemoras y conforma tu vida con el misterio de la cruz del Señor», recordó la centralidad de la Eucaristía y la necesaria transmisión a los fieles del sacramento recibido para detenerse, por último, en señalar la situación de la liturgia hoy que definió “entre el cansancio, la tentación de formalismo y la búsqueda de lo espectacular” para terminar reivindicando una liturgia más interior y contemplativa.

Al finalizar la conferencia el Sr. Obispo felicitó de nuevo a los sacerdotes que celebraban sus bodas de oro y plata y clausuró la intensa mañana con la oración de Regina caeli. Los asistentes, como es habitual en estas sesiones, compartieron con mucha cordialidad la comida fraterna del mediodía.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas