Imprimir esta página

Muere D. Fernando Taboada

Tras cincuenta y siete años de vida sacerdotal.
El pasado 19 de octubre de 2008, coincidiendo con el domingo veintinueve del Tiempo Ordinario y cuando discurría la jornada del DOMUND, día de las misiones, falleció D. Fernando de la Piñera Taboada, después de una larga vida entregada a su servicio en el ministerio sacerdotal, en el que tuvo un amplio lugar su expresa dedicación a la misión ad gentes. La misa exequial fue presidida por el Ilmo. Sr. Vicario General de la Diócesis, D. Tomás Cano Rodrigo, el 20 de octubre en la capilla del Tanatorio de Almería.

D. Fernando nació en El Ferrol, provincia de La Coruña, el 10 de mayo de 1926. Concluidos los estudios sacerdotales, fue ordenado Presbítero en la diócesis de Santiago de Compostela, el 24 de junio de 1951, a los 25 años.

De sus 57 años de vida sacerdotal, durante 18 años desempeñó el ministerio en la diócesis compostelana, como Vicario parroquial, Coadjutor, Regente, Ecónomo y Párroco de diversas parroquias, al tiempo que le fueron encomendadas tareas de apostolado específico relacionado con la organización diocesana del Apostolado Latinoamericano, hasta que en enero de 1969 fue destinado como misionero en Estados Unidos, donde desempeñó el apostolado ministerial durante una larga etapa de 24 años y donde, al tiempo, se tituló en Sociología y trabajo Social, por la Universidad de Tennessee.

D. Fernando regresó a España en 1992 al iniciar su edad de jubilación y prefirió residir en la diócesis de San Indalecio, buscando, con el beneplácito del Arzobispo compostelano y el de este Obispo diocesano, el medio adecuado para una salud ya quebrantada. En esta Iglesia particular ha servido a varias comunidades parroquiales desde entonces: Balerma, de la que fue párroco, con las comunidades filiales de Matagorda y Guardias Viejas, del Ejido y, posteriormente como encargado de Nuestra Sra. del Mar, de Cabo de Gata y Vicario parroquial en Santa Teresa de Jesús, de Almería.

Más limitado por la edad y la enfermedad, ha servido a los fieles de esta diócesis celebrando la santa Misa y confesando habitualmente, en la parroquia de San Pedro, cercana al domicilio de su Residencia, que mantuvo en la Casa sacerdotal, desde que vino a Almería, salvo el tiempo en que estuvo destinado en parroquias de la provincia.