Felicitación a los niños y niñas de la Diócesis de Jaén

D. Ramón del Hoyo felicita la Navidad a los niños y niñas.
Muy queridos amigos:

Me acuerdo mucho de vosotros y ya sé que estáis preparando las vacaciones de Navidad. ¡Que suerte!

Son unos días preciosos. Yo aún me acuerdo de cuando era niño y buscaba musgo y astillas con mis amigos, en estos días, para poner el Nacimiento en mi casa y en la Iglesia, y luego cantábamos villancicos en el Belén, sobre todo en la Parroquia, y adorábamos al Niño. Eran unos días preciosos. Nos reuníamos también todos los que formábamos la familia y hasta nos hacíamos pequeños regalos. Yo llevaba uno en mi corazón al Niño Jesús.

¿Que tal en el colegio y en la catequesis? Estoy seguro de que muy bien. Todos deben estar muy contentos contigo. Te felicito yo también, los Reyes lo saben y seguro que serán muy generosos contigo. Quería, sobre todo, felicitarte. Ya sabes que estas Fiestas son muy especiales para los cristianos.     Celebramos el Nacimiento del Niño Jesús en el portal de Belén. Ya te lo habrán explicado en tu casa, en la catequesis y en el colegio.

Además, quería invitarte este año para que prepares un “regalo secreto” para Jesús. Se lleva en el corazón y no se vende en ninguna tienda porque no hay dinero para comprarlo. Es el que más vale.

Alguna pista: presentarle a Jesús una oración escrita por ti o una lista de las personas que más quieres, para que Él les bendiga; acordarte de los niños y niñas pobres y darles algo de lo tuyo; pedirle en una oración la paz y el amor entre todos; darle gracias por lo que te ayudan los demás; alguna promesa para ser mejor en algo que no haces bien o puedes hacerlo mejor... Escoge uno de estos regalos. Incluso puedes escribirme y contármelo. Yo se lo presentaría de tu parte a la Virgen María, para que ella se lo de a su Hijo Jesús ¿Te parece? Esas peticiones nunca fallan.

Se me ocurre que podrías unirte a los pastores de Belén, que fueron los primeros en visitar a Jesús en el portal. También le llevaron al Niño Dios un regalo de estos que te digo «del corazón». Volvieron luego muy contentos y hasta cuidaban mejor a sus rebaños.

Que pases unos días muy felices junto a tus padres y familia. Salúdales de mi parte y felicítales la Navidad. También a tu sacerdote y catequista, que te darán esta carta. No te olvides de rezar al Niño Dios por todos.

Un fuerte abrazo de tu Obispo.

+ Ramón del Hoyo López
Obispo de Jaén