El sacerdote es un bien para el mundo entero

Homilía en la Eucaristía de Ordenación Sacerdotal de D. Luis Palomino, en la S.I Catedral, en el IV Domingo de Cuaresma y Día del Seminario.

Queridísima Iglesia del Señor, Esposa amada de Jesucristo, Pueblo santo de Dios, reunido en este domingo para un acontecimiento tan bello y tan grande para vuestra vida, para la vida de quienes formamos ese Pueblo de Dios y el Cuerpo de Cristo;

muy queridos sacerdotes concelebrantes, Rectores y formadores de los seminarios;

muy querido Luis, queridos padres, hermana de Luis, abuelos, familiares;
queridos fieles que habéis venido de Huétor-Tájar acompañando a Luis, de Atarfe, de Benalúa, y que además tenéis el privilegio de saber que quien se ordena hoy va a ser vuestro párroco, que no siempre sucede eso en las Ordenaciones;

queridos todos:

Las palabras de Jesús en el Evangelio de hoy son de esas palabras tan fuertes que no admiten ser suavizadas. Es decir, o fueron pronunciadas por un loco, o son verdad. No hay término medio. Igual que cuando Jesús dice “Yo soy el Camino, y la Verdad y la Vida”. Es la afirmación de tal fuerza, de tal contundencia, que no puede ser mas que o una locura o una verdad, que si es verdad, cambia nuestra vida, cambia nuestra mirada sobre el mundo, cambia nuestro corazón, cambia nuestra forma de vivir, de relacionarnos, cambia todo; cambia el significado de la vida humana, de la de cada uno de nosotros y de las cosas, de la salida de sol de cada día, pero también y sobre todo, de la vida y de la muerte. La Iglesia pone este Evangelio, después de haber puesto el de la samaritana, el del ciego de nacimiento, porque en estos tres últimos domingos trata de expresar qué significa ser cristiano.

Ser cristiano es participar de esa vida que Cristo ha sembrado con nuestra historia, en nuestra pobre humanidad, en nosotros, con el don de su Vida, en la Pasión y en la muerte, y habiendo triunfado sobre la muerte y sobre el pecado, entregándonos y comunicándonos su Espíritu para que vivamos en la gloriosa libertad de los hijos de Dios, para que vivamos con esa vida nueva que Él es en nuestro corazón, y así, desde Cristo, para quien acoge su palabra y el don que Él ha querido que permanezca en la Iglesia, su Espíritu, su vida, a través de los Sacramentos, a través de la comunión de unos con otros. Quien acoge la vida cambia. Y efectivamente, “quien está vivo y cree en mi, aunque haya muerto, vivirá”. Todos pasaremos por la muerte, pero la conciencia de esa vida divina que ha sido sembrada en nosotros por la fe y el bautismo, que vive en nosotros el Sacramento de la Eucaristía, que se alimenta viviendo sencillamente la vida de este pueblo bendito por Dios, pues no morirá, no morirá para siempre.

Yo sé que esto suena, tal vez más que en otras épocas, locura en el mundo en el que estamos: creer en la vida eterna, esperar la vida eterna, tener la certeza de que la vida divina está en nosotros, y nos acompaña. Y nos acompaña desbordando misericordia a pesar de nuestras limitaciones, nuestras pobrezas, nuestros pecados. Y nos acompaña con una fidelidad absoluta, incondicional, sin cansarse nunca de nosotros, sin decir hasta aquí hemos llegado, sin decir basta, “tú eres un mentiroso, tú eres una persona no fiable”. Ese matrimonio, al que yo hacía referencia en mis primeras palabras, de Jesucristo con su Iglesia, no es de los que se rompen. Lo podemos romper nosotros. Le podemos dar la espalda al Señor. Podemos olvidarnos de Él, enfadarnos con Él. Aunque mientras hay enfado, os aseguro que también indica amor. Mucho peor que el enfado es la indiferencia. Pero nosotros podemos enfadarnos con el Señor. Nosotros podemos olvidarnos de Él. Lo que no podemos conseguir es que Él se olvide de nosotros y ésa es la raíz profunda, la más profunda, la más sólida que tenemos los cristianos. Dios es fiel. Jesucristo es la resurrección y la vida. Y esa vida ha sido sembrada en esta carne mortal nuestra. Claro que pasaremos por la muerte, pasamos por la enfermedad y envejecemos, pero ni la muerte, ni los dolores de la enfermedad, ni la soledad del sepulcro son nuestro destino. Nuestro destino es Dios y la vida eterna. Y ya, antes en esta vida, una novedad de vida.

A quienes no lo conocen, o a quienes tienen otros intereses, les gusta pintar el cristianismo como un pueblo de gente triste y llorona, que vive flagelándose. En absoluto, el cristianismo es una explosión de alegría en una historia trágica, que es la historia humana. Y casi casi como que empezamos a darnos cuenta de que perdemos a Dios de nuestra vida social y de nuestra vida humana, y en nuestras familias, y en los lugares de trabajo, y la vida se corrompe tan fácilmente que la tragedia vuelve a aparecer un día y otro día, y otro día. Ayer me decían que los médicos empiezan a prescribir a personas que no vean los telediarios porque son personas que tienen una cierta tendencia a la depresión. ¿Por qué? Porque todos los días encontramos noticias de esa tragedia de un mundo en el que en la medida en que falta Dios… Como decía un gran ateo del siglo XIX: “Cuando perdemos a Dios no es a Dios a quien perdemos, lo que perdemos es este mundo, lo que perdemos es nuestra vida, lo que perdemos es nuestra humanidad”; eso es lo que perdemos, pero estamos aquí para dar gracias a Dios y damos gracias a Dios por esa vida que nos rescata. ¿De qué? De vivir toda la vida como esclavos por temor a la muerte. De vivir en esa esclavitud que genera en nosotros nuestra condición mortal, la certeza de que hemos de morir, la oscuridad que rodea en este mundo de pecado todo aquello que tiene que ver con la muerte.

Cristo nos ha liberado de esa tiniebla. Cristo nos ha liberado ya en esta vida de la soledad que acompaña a esa tiniebla, generando un pueblo, generando una familia, generando un espacio y un tiempo en el que quienes vivimos y acogemos con sencillez y con verdad esa vida vivimos en la libertad gloriosa de los hijos de Dios, en la serena paz de quien sabe que somos amados con un amor que nadie va a arrancar de nosotros. En medio de todas las dificultades de la vida, en el sosiego de una fidelidad sin condiciones y sin límites, de un suelo más firme que esta tierra que pisamos, infinitamente más firme que esta tierra que pisamos. Es el amor de nuestro Dios.

Hemos venido a la Ordenación. ¿Y cuál es la misión de un sacerdote? Sencillamente ser testigo en medio del pueblo de esa vida nueva, y constructor, y cuidador de esa vida nueva en las personas, y en el pueblo, y en las familias que el Señor te confiará. En primer lugar testigo, que te conmuevan siempre las palabras de la Consagración, cuando digas: “Tomad, comed, esto es mi Cuerpo…”. Es verdad que es Cristo quien lo dijo en la Última Cena. Es verdad que tú lo dices, “in persona Christi”, pero es verdad que tanto más será creíble y será evidente lo que sucede en la Eucaristía cuando esa ofrenda sea tu propia ofrenda, la ofrenda de tu propia vida por quienes tienes delante, por el pueblo, por muchos, por la multitud, por todos. Una ofrenda como la de Cristo, cumpliendo el mandato del Señor: “Haced esto en memoria mía”. Y el “esto”, qué es. La ofrenda de tu vida por la vida de Cristo en los hombres, por comunicar esa esperanza, y esa libertad, y ese gozo, y ese amor de unos por otros, y esa capacidad de perdonar, y ese corazón de carne que es capaz de amar a nuestros hermanos con un amor parecido al amor con el que Dios nos ama a nosotros.

Ésa es tu misión. Y es una misión que cuando uno la comprende se le saltan las lágrimas, y es humano que se salten, porque no existe misión, ni tarea, ni forma de vida más bella sobre la tierra. ¡Cómo no dar gracias! Tú las das. Tú eres muy consiente de que el Señor ha hecho contigo una historia de gracia. Y en realidad, todos somos conscientes -quienes somos sacerdotes- de que no es ningún mérito nuestro, ni tiene que ver con estudios. Tiene que ver con una preferencia y una gracia del Señor que ha guiado nuestras vidas y que las seguirá guiando para bien del pueblo cristiano, para gozo del pueblo cristiano, para gozo, alegría y gratitud de la Iglesia.

Pero esa historia de gracia es un bien para todos nosotros. Nosotros venimos aquí no sólo porque somos buenas personas y queremos acompañarte, o nos gusta acompañarte. No es un acto social. Venimos aquí porque tu Ordenación le importa a la Iglesia entera, y le importa al mundo entero. Un nuevo presbítero. Alguien que participa del sacerdocio de Cristo. Alguien que puede vivir esa ofrenda que el Señor sigue haciendo por la Eucaristía y que coge tu humanidad, para que esa ofrenda Suya sea a la vez ofrenda tuya. Eso es un bien para el mundo entero y no podemos no dar gracias por ello.

Damos gracias y pedimos que tu vida, por la gracia del Señor, florezca y tenga toda la fecundidad que el Señor quiera para que sean muchos y -como decía San Pablo- se multiplique el número de los que dan gracias a Dios; por ti y porque tu vida hace más obvio, más evidente, que Cristo vive y es la esperanza del mundo, la esperanza de los hombres, la única esperanza en la que podemos realmente poner nuestro corazón por un mundo humano, más bello, más feliz, más verdadero, más de hermanos, más de amigos que se ayudan en el camino de la vida. Preciosa misión Luis, preciosa misión.

Pedimos que el Señor haga fructificar en tu vida a la medida de Su Gracia.

+ Javier Martínez

Arzobispo de Granada


18 de marzo de 2018-03-21

Homilía de Ordenación Sacerdotal de D. Luis Palomino


Escuchar homilía