Exposición de arte religioso en el IV Centenario de la aparición de la Santa Cruz de Canjáyar

Organizada por los historiadores Javier Sánchez Real y Joaquín Gaona Villegas, miembros del Centro Virgitano de Estudios Históricos.

Entre los actos conmemorativos de la celebración del IV Centenario de la Aparición de la Santa Cruz de Canjáyar, la comisión organizadora propuso la realización de una exposición de arte sacro.

El proyecto que se ha llevado a cabo reúne piezas con las que se pretende dar a conocer los objetos litúrgicos y cultuales con los que contaba una parroquia de Las Alpujarras en la Edad Moderna y Contemporánea. La parroquia de Canjáyar conserva piezas muy interesantes, pero no son suficientes para ofrecer una visión completa, por lo que se han solicitado algunas piezas a las parroquias vecinas (Instinción, Almócita, Ohanes, Laujar de Andarax, Fondón, Paterna del Río, Alcolea, Berja y Dalías). De este modo, se implica a toda la comarca en la celebración del IV Centenario de la aparición de la Santa Cruz y es un motivo de orgullo para las parroquias que ceden piezas. Igualmente, se ha contado con piezas de propiedad particular y algunas del CVEH, que también ha prestado vitrinas, peanas y atriles. 

El lugar elegido para acoger la exposición es el Salón Parroquial, situado sobre la sacristía. Este espacio, de unos 100 m2, tras su adecuación con vitrinas, expositores, iluminación y sistemas de seguridad, es el apropiado porque se encuentra dentro del recinto parroquial, y el montaje de la exposición no entorpece la celebración del culto. 

La muestra, que fue inaugurada por monseñor Adolfo González Montes, Obispo de Almería, permanecerá abierta hasta la finalización del Año Jubilar. Se ha dividido en cinco espacios y cuenta con piezas documentales, de orfebrería, pintura, escultura, grabados y litografías, y mobiliario. Algunas de ellas formaron parte de la exposición Luminaria. 2 milenios de cristianismo en Almería, que, organizada por el obispado, se pudo contemplar en la Catedral de Almería en 2007. 

Orfebrería 

La primera parte reúne un conjunto de piezas de orfebrería, en su mayoría de talleres granadinos, ya que toda la comarca alpujarreña perteneció a la diócesis granadina hasta mediados del pasado siglo, pero también de plateros de Córdoba, Sevilla y Madrid: cálices, portapaces, custodias, crismeras, cruz parroquial, copón, portaviático, incensario, naveta, concha bautismal, lámpara, vinajeras y salvilla, en su mayoría piezas aportadas por la contaduría diocesana, aunque también algunas fueron sufragadas por particulares. 

Escultura y pintura 

En la segunda sección encontramos principalmente escultura y pintura que nos ayuda a hacer un recorrido catequético: a la Salvación por la Fe. Además, algunas de las iconografías coinciden con los lugares a los que las piedras de la Santa Cruz hacen referencia. 

Aunque la colección de imaginería antigua es escasa, la parroquia de Canjáyar cuenta con piezas muy interesantes, como el Crucificado que preside la sacristía, realizado por el granadino Martín de Santisteban en 1750. A esta colección se le han unido la escultura de la Alegoría de la Fe (siglo XIX) que conserva la parroquial de Alcolea, ya que uno de sus atributos es la Cruz, y el Ecce Homo, de Ohanes, una de las mejores piezas de la muestra y que las últimas investigaciones atribuyen al círculo de Gaspar Núñez Delgado, fechado hacia 1600. Igualmente, se exponen otras obras cuya iconografía está relacionada con los textos que aparecen en los alvéolos de la Santa Cruz de Canjáyar: un óleo sobre cobre de autor anónimo que representa el Descanso en la huida a Egipto, que hace referencia a la “Piedra del lugar donde la Virgen Nuestra Señora se escondió en la huida de Egipto con su precioso hijo”, y Cristo atado a la columna, un óleo de Pedro Atanasio Bocanegra, fechado en 1671, cuya presencia se justifica por la  “Piedra donde Cristo estuvo amarrado a la columna cuando Pilatos dijo a los judíos Eccehomo”, ambas obras pertenecientes a la parroquia de Laujar de Andarax. Igualmente, la “Piedra donde Cristo Nuestro Señor subió al Cielo” sirve de argumento para mostrar  la Resurrección, un óleo sobre tabla de colección particular. 

También se expone por primera vez un interesantísimo Crucificado de marfil hispano-filipino, que tiene la cruz de carey, incrustaciones de nácar y remates de plata. Perteneciente a la parroquia de Ohanes, ha sido objeto de una consolidación y limpieza por parte de la empresa Dromos, que tiene su taller de restauración en la ciudad de Almería. 

Especial interés tiene poder mostrar piezas que prácticamente ya no se utilizan y de las que la mayoría de los fieles desconoce su función y significado. En esta exposición encontramos una Urna del Jueves Santo y un Crucificado del Viernes Santo, ambas piezas granadinas de la segunda mitad del siglo XVIII, pero sin duda el objeto que más llama la atención a los visitantes es el Altar portátil de Laujar de Andarax, realizado por el platero sevillano Carmona en 1780. 

La aparición de la Santa Cruz        

Los Mártires de La Alpujarra, relacionados con el origen de la aparición, se muestran en la tercera parte con grabados y litografías. En algunos de ellos se representan los martirios que se produjeron en la Navidad de 1568, y durante los cuales debió esconderse la Santa Cruz, hasta que volvió a aparecer milagrosamente el 19 de abril de 1611. Para esta sección, el CVEH ha prestado los Mártires de Mairena, un grabado de Francisco Heylan, y una Cruz relicario que forma parte del legado Sánchez-Saracho. 

Hermandades 

Las Hermandades tienen su espacio en la cuarta parte, donde junto a sus documentos, encontramos elementos que forman parte de su ajuar: los escudos de las hermandades de la Santa y Cruz y el Santísimo Sacramento de Canjáyar, realizados en plata en el siglo XIX, y un espectacular escaño procedente de la ermita de la Virgen de los Remedios, en Paterna del Río. También se puede contemplar el báculo de la hermandad de la Santa Cruz, que ha sido restaurado por esta asociación religiosa para la ocasión, y una estampa de San Antonio Abad, patrón de Canjáyar.  

Estampas devotas 

La muestra se cierra con una colección de litografías que representan la Santa Cruz. La estampa grabada de temática religiosa fue un eficaz instrumento doctrinal que tuvo por finalidad incentivar la piedad de una población sencilla que prefería el lenguaje visual a la palabra escrita. Además, su bajo coste permitía a los sectores sociales más desfavorecidos tener en sus casas los “retratos” de sus devociones más queridas. 

Buena prueba de la devoción hacia la Santa Cruz es el elevado número de estampas devotas que se realizaron entre los siglos XVIII y XX. 

En definitiva, esta exposición trata de acercarnos al patrimonio cultual y cultural que, pese a las importantes pérdidas que ha sufrido a lo largo de su historia, atesoran nuestras iglesias alpujarreñas. Un patrimonio, en muchos casos, necesitado de una urgente restauración que es responsabilidad de todos, instituciones y ciudadanos.  

Panel de Noticias

Noticias relacionadas