Primer aniversario de la aprobación de la Ley Aído o del "derecho a abortar"

Al cumplirse un año de la aprobación por el Parlamento español de la aberrante Ley del Aborto, la Asociación Nacional para la Defensa del Derecho de Objeción de Conciencia, expone:

1. La Ley del Aborto que aprobó el gobierno de Zapatero con el apoyo de un amplio sector de partidos políticos, como cualquier ley de aborto, es una mala ley que entra en contradicción con principios anteriores a la Constitución española, y con la misma Constitución:"todos tienen derecho a la vida", y "queda abolida la pena de muerte".

2. Esta Ley tiene elementos contradictorios, es mala y tan mala que ha concitado una reacción contraria en un sector dormido durante treinta años: los médicos, pues

- Convierte en derecho un crimen despenalizado, como una prestación sanitaria a cargo de los servicios de salud gratuitamente.

- Obliga a todo el mundo a acatar y soportar las cargas del aborto de modo indirecto con los impuestos, y de modo directo obligando a médicos, enfermeros, y personal administrativo a gestionar los trámites para derivar a las usuarias que lo soliciten a los abortorios concertados.

3. Esta Ley se enfrenta a la ética sanitaria que rige desde tiempos de Hipócrates, dejando sin derecho a la objeción de conciencia, a los sanitarios e instituciones que no quieran participar en la eliminación de seres humanos.

La Ley Aído ha conseguido concitar rechazo científico entre los sanitarios, y otro moral entre trabajadores sociales, educadores de centros de menores, y funcionarios obligados a tramitar abortos.

Esta Ley ha provocado una reacción inusitada de rechazo, que la anterior no producía pues propiciaba la indolencia de unos y el pillaje de otros.

Tenemos la esperanza de que esta Ley promueva la objeción de conciencia entre los profesionales sanitarios, y otros, y de todos los ciudadanos pues es con los impuestos de todos con los que se ejecutan en las centros concertados a cientos de miles de seres humanos, vulnerables e indefensos ante el poder del Estado.

Cualquier Ley de Aborto es intrínsecamente mala, pues científicamente queda demostrado que en todo aborto provocado hay alguien que mata, alguien que
muere y una mujer que sufre.

Esperamos y deseamos un cambio social que ayude a la mujer en situación de dificultad por su condición de mujer, y se abola esa forma de pena de muerte encubierta con el eufemismo de interrupción voluntaria del embarazo.  

Panel de Noticias

Noticias relacionadas