Los orígenes del Cristianismo contados de forma amena y didáctica Destacado

Un recorrido desde Roma a Constantinopla, pasando por Rávena o “las aldeas más allá del ‘limes’”. Es la exposición “Bajo el signo del Crismón”, que utiliza el cómic como soporte para acercar una parte crucial de nuestra historia como es el Cristianismo en los tiempos del Imperio Romano.

La exposición “Bajo el signo del Crismón. Los orígenes del cristianismo a través del cómic” podrá visitarse gratuitamente hasta el 28 de abril, en horario de 10 a 13:30 horas en la Curia Metropolitana (Plaza Alonso Cano), organizada por el Centro Cultural Nuevo Inicio, en colaboración con el Centro de Estudios Bizantinos, Neogriegos y Chipriotas, la Universidad de Almería y el Grupo Universitario de Investigación “Ciudades Antiguas, Turismo y Sostenibilidad”. La exposición fue inaugurada el pasado 20 de enero en el Centro Cultural del Arzobispado, con sendas ponencias a cargo de Jaime Vizcaíno, del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Murcia, y de Rosalía Rodríguez, catedrática de Derecho Romano en la Universidad de Almería. Para concertar visitas guiadas, tanto para adultos (en grupos a partir de cinco personas) como para niños (también dirigidos a centros escolares), el teléfono es el del Centro Cultural Nuevo Inicio 958-21-63-23.

Entrevista a uno de sus comisarios, José Soto Chica, Doctor en Filosofía y miembro del Centro de Estudios Bizantinos, Neogriegos y Chipriotas de Granada, que colabora en esta exposición que llega desde Almería.

¿Qué vamos a encontrar en la exposición “Bajo el signo del Crismón”?

Yo creo que es una exposición muy original, sobre todo por el soporte, que es el del cómic. Pero, y ante todo, porque es una exposición que nos va a hacer llegar de forma didáctica, cercana, divertida, también impactante, que creo que es fundamental, para entendernos a nosotros mismos. La historia del Imperio que jamás hayan conocido los tiempos –el Imperio Romano- adoptó una religión que persiguió y la convirtió en algo profundamente suyo, al punto que nuestra forma de entender el mundo –la política, el arte, y por supuesto la religión- provienen de la fusión de esos dos elementos: el Imperio Romano y el Cristianismo. Y esa gran historia, que es nuestra historia, la hemos querido hacer llegar de una forma muy didáctica, muy pedagógica, no sólo para niños y jóvenes, sino también para adultos.

El recorrido desde dónde parte.

La historia del Cristianismo es una historia de siglos. Nosotros hemos adoptado, un modelo cronológico. Es decir, hemos seleccionado una serie de viñetas, muy llamativas, muy espectaculares, que hacen un recorrido cronológico, desde el Cristianismo que surge, que va conformándose como Iglesia, y también desde ese Cristianismo perseguido por el Imperio Romano. Todos conocemos, por ejemplo, a Nerón, a ese Cristianismo que termina por triunfar, y termina convirtiéndose en la esencia del Imperio Romano. Es un recorrido cronológico. Hay veinte paneles expositivo y cada uno de esos paneles van abordando o bien un tema o bien una etapa de esa larga historia en común.

Cómo fue la selección de viñetas y textos. ¿Hubo dificultades para encontrar esas viñetas o fue, por el contrario, relativamente sencilla esa selección de temas también?

Lo que es sencillo es ver la exposición. Es una exposición muy cercana. Evidentemente, detrás hubo un trabajo bastante pródigo. Tanto Rosalía Rodríguez, también comisaria de la exposición, catedrática de la Universidad de Almería, como “alma mater” de esta exposición, como Jaime Vizcaíno, Doctor en Arqueología en la Universidad de Murcia, como yo mismo, que soy Doctor en la Facultad de Filosofía y Letras en Historia Medieval, hemos tenido que hacer una labor previa de selección de manera que no quedara ningún punto de esa gran historia, de la que antes mencionaba, sin abordar; y que la selección de las viñetas realmente en un lenguaje tan rápido como es el del cómic pudiera tener una estructura que permitiera un conocimiento rápido (en 20 minutos o media hora, que es lo que puede durar una visita) de una historia de siglos. Sí, hay un trabajo previo de investigación, de selección y de cuidado de esos textos breves que acompañan a la viñeta. Además, están también los cómics originales. Es decir, que quien visite la exposición se va a llevar una visión completa y va a ver unos cómic que son muy difíciles de encontrar.

La exposición también pueden visitarla niños, con recorridos guiados. ¿Cómo se les explica a los más niños este periodo intenso de la historia?

Vamos a contar con la colaboración de dos estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras, de Historia del Arte, que son Andrea Muñoz y Miguel Navarro, que han preparado exclusivamente para los niños y jóvenes, de 8 a 18 años, modelos de visita diferente en función de sus edades, con especial atención a que sea divertida, didáctica, cercana. Evidentemente, ya de por sí, el formato –el cómic- es ya atractivo para la mayoría de niños y jóvenes. Vamos a darle un “plus”, que es que se ha pensado particularmente en niños y jóvenes y se han realizado distintos modelos de visita en función de sus edades. No va a ser nada académico, empaquetado, serio, para ellos; el público adulto tendrá otro tipo de visita guiada, pero para los niños se ha hecho una visita divertida: que cuando ellos terminen de ver la exposición terminen con una sonrisa en los labios y también con unos conocimientos que prácticamente, sin haberse percatado de ello, habrán interiorizado, en esa visita guiada, divertida y, al mismo tiempo, rigurosa.

El Centro de Estudios Bizantinos Neogriegos y Chipriotas de Granada colabora en esta exposición. ¿Qué aportaciones ha realizado este Centro?

El Centro de Estudios Bizantinos, que lleva en Granada trabajando desde hace ya 17 años, le encanta colaborar en todo tipo de iniciativas culturales que promuevan el conocimiento de la historia bizantina. Y Bizancio, que es Roma, es fundamental para entender el Cristianismo en sus primeros siglos. Soy miembro del Centro de Estudios Bizantinos, soy investigador en este Centro desde hace ya 17 años, y al ser yo uno de los comisarios de la exposición el Centro se ha volcado también con ella dando su apoyo y su continuo aliento. La participación del Centro se hace a partir de mi persona, pero contando también con el resto de la infraestructura y de los elementos y del prestigio a nivel internacional que posee este Centro.

¿Qué invitación haría para visitar esta exposición?

Si quieren conocerse a sí mismos, conocer por qué tienen determinadas actitudes ante la belleza, ante la religión, ante la justicia, etc, es necesario que vengan a esta exposición. Van a aprender mucho, no sólo del Cristianismo y no sólo del Imperio Romano, sino también de su propia realidad cotidiana, de su propia sociedad y de su propio mundo. Es algo divertido, por el soporte, y creo que es algo diferente a todo lo que hayan podido ver hasta ahora.

Paqui Pallarés

Panel de Noticias

Noticias relacionadas