Campaña de Navidad

Cáritas ha atendido a un 70% más de personas que en 2007
Leonardo Ruiz del Castillo, director de Cáritas Diocesana de Tenerife y José María Rivero, subdirector de la mencionada organización, han presentado la campaña institucional  para el periodo 2008-2010 bajo el lema: Una sociedad con valores es una sociedad con futuro.

El objetivo prioritario de la campaña es apostar por optar preferentemente por los más pobres y concienciar a la población de la importancia de ayudar económicamente a los más desfavorecidos, en medio de este contexto de crisis.

Esta Campaña Institucional de Cáritas tiene dos momentos centrales: Navidad y Día de Caridad. Concretamente para este tiempo de Navidad, Cáritas quiere realzar el valor de la comunión. Por ello, los materiales diseñados para este momento giran en torno al mensaje: “Si no te gusta vivir en una sociedad anónima, conoce y escucha a tus vecinos”. Se ha querido recurrir a la expresión “sociedad anónima”-indicó el subdirector de la institución- para evocar a un colectivo en la que existe la posibilidad de que nadie nos importe. A lo largo de estos dos años, la campaña irá implementando diversas acciones y propuestas de sensibilización de carácter práctico, dirigidas a llevar a la vida estilos de vida basados en los valores centrales de la campaña. Además, Cáritas ha decidido impulsar en todo el país una campaña activa de solidaridad con las víctimas de la crisis para canalizar las ayudas económicas de los ciudadanos.

El director de Cáritas Diocesana anunció que Cáritas en la provincia de Santa Cruz de Tenerife atenderá en este 2008 a unas 30.600 personas, lo que supone un 70 por ciento más de las demandas del año pasado, según los datos que se desprenden del Observatorio de la Realidad hecho público en la capital tinerfeña.

Ruiz del Castillo indicó, en rueda de prensa, que los programas donde más han subido las peticiones son las relacionadas con la familia, la acogida, inmigrantes y empleo. Aquí puntualizó que la solicitud de ayudas para alimentación se coloca en el primer lugar de una forma "muy destacada". Por detrás se sitúan las ayudas para la vivienda --fundamentalmente de alquiler--, el empleo, los gastos sanitarios y farmacéuticos, orientación legal --sobre el retorno voluntario, el arraigo, la reagrupación familiar--; o la atención psicológica a menores.

El director de Cáritas subrayó que aunque no todas las solicitudes son de tipo económico, éstas suponen la mayoría. Así señaló que "se ha producido un aumento”. Además, denunció "que se derive a Cáritas la función de acción social asistencial, cuando consideramos que es un deber de las actuaciones públicas asegurar los mínimos necesarios de las personas a los que tienen derecho".

En cuanto al perfil de las personas que solicitan la intervención de Cáritas, hay que indicar que éste ha cambiado. Según indicó Leonardo Ruiz, en esta época mucha gente viene por primera vez a Cáritas acuciadas por el creciente paro. Sobre todo, se trata de familias o mujeres jóvenes (25-45 años), con 2 ó 3 hijos a cargo, generalmente con baja formación, escasos recursos económicos y en situación de desempleo reciente. Además, hay que indicar que muchas personas acuden a Cáritas porque vivían con lo justo y ahora no pueden hacer frente a las hipotecas y otros gastos y no les queda dinero para ahorrar.
Sobre las personas inmigrantes, del Castillo señaló el "grave riesgo" que corren aquellos inmigrantes que tienen que renovar la autorización temporal de residencia y trabajo ante la posibilidad de "pasar a la irregularidad administrativa".

Ante esta situación, el responsable de Cáritas admitió que también "la crisis está afectando a los fondos propios de la ONG". Aquí recordó que la Conferencia Episcopal ha cedido 1,9 millones de euros a toda la organización nacional ante la evidente "descapitalización" que padece. Los principales causas de esta circunstancia son, según indicó, el aumento de las peticiones de ayuda económica y de urgencia, y los elevados precios de bienes básicos como la alimentación y la vivienda.

En esta línea recordó los datos hechos públicos por el VI Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en España que constata que en el país hay 8,5 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza. Así detalló que en el archipiélago la tasa de pobreza es del 28,2 por ciento, sólo superada por Extremadura (39 por ciento), Ceuta (37,6), Castilla La Mancha (29,4) y Andalucía (29,1).

El director de Cáritas Diocesana, terminó su intervención indicando las formas que existen para colaborar con la organización. Cáritas cuenta con un teléfono para realizar donaciones (922 277 212), una página web (www.caritastenerife.org) y una cuenta en Cajacanarias (2065 0000 04 2904000222)

Panel de Noticias

Noticias relacionadas